El Necrotransportemicón o el Libro de los Nombres Muertos

Desde la Noche de los Tiempos los registros akashicos describen la existencia de un manuscrito de origen desconocido, el Necrotransportemicón, el Libro de los Nombres Muertos, de las empresas de transporte desaparecidas, de aquellas que incluso con las cifras de explotación a su favor echaron el cierre. Y no se trata solo de una de esas historias de terror a las que H. P. Lovecraft nos tenía tan acostumbrados, es la cruda realidad. Y mientras se hunden más y más empresas de transporte de mercancías por carretera surge de lo más profundo de América la figura del Guardián del Umbral, el gran Cthulhu que ha despertado de su sueño, el inexorable Amazon. Ante el cual se inclinan todos los seres vivos, los operadores de transporte, los de logística e incluso los propios cargadores.

El Necrotransportemicón el libro de los nombres muertos
✍ Artículo de opinión publicado en la sección “El Diván del Transporte” (reflexiones sobre el sector) de Diario de Transporte 29 de ABRIL 2018

Y si al menos el sector se sintiese apoyado y respaldado por normativas y leyes que garantizasen la viabilidad de sus negocios pues podríamos estar pensando que quizás el bien triunfe sobre el mal, sobre la explotación de trabajadores y la aniquilación de profesionales y empresarios transportistas. Pero no es así, Fomento, aquel que debería ser realmente nuestro Ministerio de Transportes, prefiere acercarse al lado oscuro. Y cuidado con las cercanías… ya nos advirtió de ello Friedrich Nietzsche en su obra “Más allá del bien y del mal”: «Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Si fijamente miras a un abismo, el abismo concluirá por mirar dentro de ti». Fomento, a base de dar tanta cancha a los cargadores y debilitar la fuerza de los transportistas, a dejado suelto a un ser despiadado como Amazon, surgido de las mezquindades de la Gran Distribución y de su insaciable apetito económico.

Y eso que lo veíamos venir

Ya son más que conocidos los casos de cese de actividad patronal de grandes y pequeñas empresas del sector que, de forma misteriosa, cerraron sin motivo aparente de quiebra. Entre los más llamativos encontramos los de Transportes Souto, Transportes Buytrago, Transportes Ochoa o Transportes Cobo, todos ellos con actividad de transporte rentable y que de la noche a la mañana entraron en situación de insolvencia. También sabemos de aquellas absorciones de fuertes empresas de transporte por operadores logísticos que, en esa escalera de subcontrataciones, solo tienen en propietad la marca, como diría aquel, no son dueños ni del bolígrafo con el que firman tu despido. Entre las más conocidas Transportes La Guipuzcoana (por DHL), Norbert Dentressangle (por XPO) o Transportes Cualladó (por UPS). De vez en cuando hay que refrescar la memoria para evitar que se repitan tan fúnebres episodios. Pues bien, con todos estos detalles, con la experiencia adquirida por los golpes al sector por esa ansia inversora de los magnates de empresas de capital riesgo, por el devenir de los costes cada día mayores uno pensaría que los profesionales del sector del transporte ya deberían haberse lamido sus heridas y recompuesto su estrategia. Pero no, todo lo contrario, si es que no aprendemos. Con los medios de comunicación especializados camuflando la realidad, las cifras y los hechos, los transportistas no han tomado las oportunas medidas para evitar ser arrastrados por esa corriente tan negativa de los mercados. Sin haberse entendido entre ellos dejan en manos de Gobierno y empresas cliente el valor de su trabajo con leyes laxas, contratos tóxicos y reglamentos infantiles.

El pez grande que se come al chico

A las cifras nos remitimos. Según el Registro General de Empresas de Transporte por Carretera en abril de 2018 hay registradas 164.680 empresas de transporte de mercancías por carretera, cuando en el año 2007 la cifra era de 212.122, es decir, 47.442 empresas echaron el cierre. Solo desde abril de 2018 al mismo mes de 2017 se contabilizaron 3.578 empresas de transporte de mercancías por carretera menos. Podemos pensar que es un efecto de la “crisis” que esas empresas ya no estén entre nosotros porque no fueron eficientes, no se adaptaron, no contemplaron otras fórmulas empresariales. Pero, si te acomodas en ese pensamiento, amigo transportista, será tu suicidio empresarial. Ayer fue Buytrago, hoy Souto, mañana serás tú. El desprecio de Gobierno y gran patronal a las pymes, microempresas y pequeños autónomos, a los profesionales con humildes, aunque honestas, pequeñas empresas de transporte, tratándoles de “frenos a la economía”, de “empresas atomizadas”, “fragmentadas” y otros epítetos por el estilo delata un discurso que busca convencer a la opinión pública de que sobran todos los peces pequeños, que las que deben prevalecer son las grandes empresas con personal flexible y sin derechos que realicen las tareas más ingratas y peor pagadas. Una vuelta de tuerca a la revolución industrial, toda una involución del sistema empresarial y laboral. El insaciable pez grande ya no tiene reparos en mostrarse tal cual es.

Un plan metódicamente calculado para acabar con el transporte como siempre lo hemos conocido

Ya son 200.000 los falsos autónomos contabilizados en este país, de los que la mayoría se encuentran en los sectores de servicios y transporte. Hace bien poco dos de las más importantes asociaciones intersectoriales de autónomos pregonaban comenzar una campaña para denunciar esta situación. Debe ser que hasta la fecha no se conocía la existencia de falsos autónomos ¿Por qué no denunciar antes? Sospechoso. Algún conocido me comentó que a su curso de renovación del CAP acudieron diez alumnos, él era el único con contrato laboral como asalariado en vigor, los otros nueve eran falsos autónomos que trabajaban para diversas cooperativas valencianas. Estadística que nos sonroja como poco. El Gobierno y sus políticas, tales como la reforma laboral, han facilitado ese caldo de cultivo de falsos autónomos. Algunos empresarios vieron en esta figura una nueva forma de aumentar sus ingresos sin importarles lo más mínimo los derechos de sus trabajadores. Pero viendo que no era suficiente deslocalizaron sus empresas, crearon empresas buzón. Otra forma de ganar dinero, no pagar casi impuestos y rumanizar al trabajador. A lo que el Gobierno tampoco puso trabas. Mientras todo esto acontecía ciertos representantes de los transportistas miraban para otro lado.

Cumplido el sueño de cualquier neoliberal sin escrúpulos se siguió la senda del crecimiento empresarial a base de propuestas que mermaban mucho más la competencia con los pequeños autónomos y pymes: el cabotaje es un buen ejemplo, actualmente el plazo es de 7 días, aunque hay asociaciones de transportistas que quieren elevarlo a 10 o, incluso, liberalizarlo. Pero, aún así no era suficiente. La jugada maestra se encontraba en desvincular el transporte español de la Directiva europea de trabajadores desplazados, ya podíamos seguir teniendo en plantilla a los chóferes de países del este sin pagarles los sueldos que deberían cobrar como cualquier trabajador de nuestro país. Ya es conocido por todos que más del 50% de conductores de empresas de transporte españolas tienen trabajadores extranjeros ¿Son quizás mejores, más profesionales? Más bien porque cobran una miseria y trabajan hasta el punto más inhumano.

Desde Europa con amor

Quizás en Europa, en su parlamento, esté la respuesta. La esperanza del sector o de lo que aún queda de él. De allí se dio un buen revolcón a la política de transporte española cuando fue eliminado por el TJUE el requisito de los tres camiones (disponer de una flota mínima inicial de tres vehículos nuevos para poder acceder a la actividad de transportista) que impedía el acceso a la profesión por una cuestión o barrera económica. Todo en provecho del pez grande. Esperemos que suceda lo mismo con la aplicación de la Directiva de trabajadores desplazados, se impida una flexibilización de los tiempos de conducción y descanso y veamos a los conductores como descansan fuera de las cabinas con cierto confort en pro de su seguridad y salud. Esto que debería ser defendido y reivindicado por las asociaciones de transportistas se lo dejamos al criterio de los despachos de Bruselas, no queda otra. Entretanto, vayamos apretando filas contra lo que Amazon dibuja en el horizonte de las empresas de transporte españolas.

Esperemos que la Comunidad Europea nos libre de seguir aumentando la lista de empresas que cierran día a día, que engrosan el Necrotransportemicón, el Libro de las Empresas de Transporte Muertas.

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com

Anuncios

Transporte unido jamás será vencido

La sensación de los profesionales que recorren las carreteras de Europa es que están solos ante el peligro, que trabajan para quienes cada día le sisan más y todo por un puñado de euros. Que la respuesta se haya en una rebelión a bordo, aunque para ello tengan que caer 300. Alguno sonreirá al descubrir unos cuantos títulos cinematográficos en estas líneas, pero el que se pone al volante día tras día sabe que esa es la película que pasa por su cabeza cuando le dejan un minuto para pensar.

Transporte unido jamás será vencido

✍ Artículo de opinión publicado en la sección “El Diván del Transporte” (reflexiones sobre el sector) de Diario de Transporte 22 de ABRIL 2018

En este “Diván del Transporte” reflexiono sobre los temas más profundos del colectivo de transportistas y procuro que el mensaje llegue a los mismos, unas veces con más acierto que otras, con la esperanza de que cale y, en ese minuto que pocas veces les queda para pensar, atisben un rayo de esperanza a su situación, mostrándoles la problemática y sus posibles soluciones. Este es el caso del presente artículo en el que intentaré con sencillez mostrar el camino que nos lleve a considerar el título del mismo.

Mismos problemas en el sector como espejo de una sociedad enferma

De igual forma que sucede cuando se tratan temas sociales podemos constatar que las clases alta, media y trabajadora se han distanciado muchísimo entre sí. En el transporte la clase alta (gran empresariado) se ha hecho más fuerte y dominante, y la media (pymes) ya no es ni la sombra de lo que fue, subsiste en el alambre. Los autónomos y asalariados son lentamente sustituidos por personal rumanizado o falsos autónomos. La situación está así propiciada por un Gobierno, cuyo programa envuelto en sombras y sin cuya participación hubiera sido imposible llegar a esta situación, sigue la senda de los regentes más absolutistas de la historia. Y ¿es el sector culpable de ello? En parte sí y en parte no. Recordadlo cuando estemos en periodo electoral y tenedlo en cuenta cuando vuestros representantes tengan que negociar ante ellos, ya no disponen de las mismas herramientas y, por supuesto, del apoyo imprescindible del conjunto de transportistas.

Como no nos gusta la política dejamos nuestro futuro en manos de otros

Perfecto, para qué nos vamos a complicar la vida. Bastante tengo con salir a trabajar, defender mi puesto de trabajo, pasar mil penalidades y al echar números constatar que no llego final de mes. No me puedo permitir el lujo de meterme en follones que igual me cuesta perder mi cliente o mi puesto de trabajo. Eso sí, cuando me pongo a discutir en el bar o en las redes sociales me encanta señalar a los “verdaderos culpables” de mi cada vez más penosa profesión: sindicatos/asociaciones del gremio. Y ya puedo descansar, porque a mi situación laboral le he adjudicado un responsable que, por supuesto, no soy yo.

Eso sí, mañana volveré a la carretera, destrozada por falta de inversión, acosado por miles de radares e inspecciones de transporte, urgido de prisas y ansioso por finalizar mi porte sin incidencias. Me obligarán a cargar y descargar y, cuidado, que la mercancía tenga una correcta estiba que sino me empapelan. Recorreré miles de kilómetros procurando evitar accidentarme, con la angustia de que no se averíe mi camión, de que no me lo roben o incluso de que no pongan mi vida en peligro los asaltantes que pululan por los mismos lugares donde me veo obligado a parar para hacer mis descansos obligatorios. Entretanto iré calculando de memoria si mi cuenta corriente es capaz de hacer frente a los gastos de mi familia y, especialmente, cuándo volveré a estar con ellos.

Vamos, que no me queda tiempo para reflexionar sobre el porqué todo está tan mal, porqué abusan tanto de mí, porqué me faltan el respeto y me tratan como si no fuese un ser humano. Que diferente era hace cosa de veinte años, pensarás, cuando ganaba mucho dinero, me gustaba mi trabajo y era respetado, incluso a veces envidiado. Pero no querremos reconocer que de un tiempo a esta parte todo cambió a peor porque no hemos participado en la política de nuestro sector, ni en la política de nuestro país. No vamos a reconocer que los responsables somos nosotros mismos.

Herramientas del cambio a nuestra disposición

La política es todo, tu mundo está diseñado por la política, te guste o no. Dentro y fuera de tu profesión, desde que te levantas hasta que te acuestas. Porque la política marca tu cuándo, dónde, cómo y por qué de tu vida. Por ello debes despertar de tu asumida ignorancia y enfrentarte a la realidad, de lo contrario esta te arrastrará con total indiferencia y crueldad. Y ninguno de los que comparten tus quejas contigo te salvará, seguirán escondiéndose no sea que les salpique también a ellos.

Aprendamos a no echar balones fuera. Queremos mejorar o quizás no ir a peor pues disponemos de las herramientas necesarias, que no son otras que las mismas que criticamos. Las asociaciones y sindicatos están constituidos de forma que sus afiliados pueden determinar su rumbo, elegir a sus representantes, determinar su política de actuación y acordar sus reivindicaciones. Tu participación, aunque solo sea bajo un prisma egoísta, permitirá la llegada del cambio. Al participar en el mundo asociativo ya no tendrás que flagelarte día a día, tu conciencia estará más tranquila ya que serás conocedor de primera mano de lo que se puede y debe hacer para que llegue el tan esperado cambio. Desde tu organización se trabaja para modificar esas políticas que tanto daño te hacen y lo mejor de todo, hay sindicatos y asociaciones de todos los colores y posiciones, tú eliges. Pagas pólizas de seguro, pagas impuestos a cascoporro y no dedicas unos cuantos euros a tu futuro y al de tus seres queridos, una pequeña cuota de afiliado que te permita unirte a otros que, como tú, luchan para mejorar. Eso debe cambiar y aunque te resistas a reconocerlo sabes que es cierto. Que no te gustan los sindicatos o las asociaciones, trabaja desde dentro de ellas para cambiarlas, en ellas reina la democracia y la participación.

Si los que todos los días rabian contra quienes deben representarles y con sus políticas aceptaran su error, se sumaran a estas organizaciones y trabajaran dentro de ellas el cambio sería posible. Porque la unidad que tanto reclamamos no se encuentra en las voces, con razón o no, de los profesionales uno por uno, como particulares, sin entidad jurídica, sin una representatividad aceptable. La unidad llegará cuando nos quitemos los prejuicios de encima y logremos el músculo asociativo necesario para que nos lleguen a considerar lo que realmente somos, el motor del país, el sector con mayor poder de cambio de todos los que componen la sociedad. Por un transporte unido.

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com

La realidad de segunda mano o la información manipulada que llega a los transportistas

Ya en un anterior artículo de opinión, “El sector del transporte español, un gigante con pies de barro“, hice mención sobre la manipulación informativa de los mass media, especializados o no, en el sector del transporte. Ahora quiero extenderme más sobre este tema que tanta importancia tiene en los cambios sufridos por las condiciones de los transportistas, particularmente en los últimos años.

La información manipulada que llega a los transportistas

✍ Artículo de opinión publicado en la sección “El Diván del Transporte” (reflexiones sobre el sector) de Diario de Transporte 1 de ABRIL 2018

«El medio de comunicación es actor participante de conflictos por el hecho de que toma decisiones acerca de qué incluir, qué excluir y cómo jerarquizar los hechos y actores que tematiza en su agenda, y por el tratamiento informativo que les concede. La selección de la información puede entenderse como una forma de comunicar la opinión del medio a la audiencia. Más allá de su lugar como intermediarios entre los hechos y las audiencias, los medios de comunicación son actores políticos con intereses particulares que se mueven en un campo atravesado por relaciones de poder.»

«Los medios son actores políticos con intereses genuinos, que persiguen la repercusión de sus opiniones sobre la audiencia y sobre el sistema político, y buscan influir sobre las agendas y las actitudes de los ciudadanos. Concebir a los medios de comunicación como actores políticos implica entender que no son simples intermediarios entre los hechos y las audiencias, sino actores sociales con intereses particulares.»

Como un martillo neumático, que nos machaca las neuronas día sí y día también, podemos leer en muchos de esos medios noticias y artículos sobre lo que ha de hacer el sector con temas que a este no le benefician precisamente. Ahí tenemos el caso de las 44 toneladas. Cuántos de esos medios no habrán vertido ríos de tinta para influir en la opinión de los transportistas con las supuestas virtudes de aumentar cuatro toneladas más de carga. Sospechoso ¿no?

Sobre cómo los medios nos ofrecen las noticias

«Los ciudadanos precisan de los medios para seguir los asuntos públicos, recopilar información sobre temas y opiniones, informarse, formarse opinión y participar del proceso político. Las noticias imprimen a los sucesos su carácter público, en tanto que transforman simples acontecimientos en eventos que se discutirán públicamente. En la búsqueda por diseminar información que las personas quieren, necesitan y deberían saber, las organizaciones mediáticas ponen en circulación y modelan el conocimiento.»

«La noticia es, ante todo, una institución social, quienes controlen a los medios de comunicación tendrá una ventaja importante en presentar dicho conocimiento a lo largo y ancho de la sociedad. La producción de la noticia es un proceso que se inicia con un acontecimiento. Pero no todo acontecimiento se transforma en noticia, ni toda noticia representa un acontecimiento para la sociedad. En la fabricación de la noticia los medios de comunicación no sólo influyen en nuestra percepción del mundo, sino que también pueden “construir realidades”.»

Leemos en el titular “Accidente de camión en la N-V produce atasco kilométrico”, sin embargo, en el cuerpo de la noticia no se hace referencia sobre si el conductor o los posibles acompañantes han sufrido daños. Podemos identificar el poco o nulo interés sobre la salud del camionero, dado que la noticia se centra exclusivamente en el tráfico.

Leemos en el titular: “los transportistas apuestan por…” en vez de “los representantes de la asociación de transportistas – tal o cual – apuesta por…”, de alguna manera remarcan que TODO el sector del transporte tiene la misma opinión.

Los medios de comunicación como actores del proceso político

«Los medios son actores políticos con intereses genuinos, que persiguen la repercusión de sus opiniones sobre la audiencia y sobre el sistema político, y buscan influir sobre las agendas y las actitudes de los ciudadanos. Difunden conocimientos que se construyen a partir de un cierto modo de observación de la realidad.»

«Los medios de comunicación poseen un triple papel en relación con el proceso político: como observadores, como participantes y como catalizadores. Como observadores son narradores y comentaristas de conflictos en que no se involucran como empresa; como participantes son actores de conflictos cuando la firma periodística es parte involucrada, y como catalizadores pueden influir sobre los actores no gubernamentales del proceso político. En la tarea de selección, inclusión o exclusión, tematización y jerarquización de los acontecimientos, es posible rastrear los intereses particulares de los medios y su papel como actores políticos.»

«Concebir a los medios de comunicación como actores políticos implica entender que no son simples intermediarios entre los hechos y las audiencias, sino actores sociales con intereses particulares.»

No tiene sentido proclamarse medio especializado del transporte y alabar las virtudes de los cargadores, salvo que existan intereses específicos.

separador

Las notas para la elaboración de este artículo han sido extraídas del documento:
Los medios de comunicación, las noticias y su influencia sobre el sistema político.
Revista Mexicana de Opinión Pública. Bernadette Califano. December 2015.
Licencia Creative Commons, Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International.

separador

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com