¿Veremos cambios en el sector del transporte con el nuevo Gobierno?

«Un día, un becerro tuvo que atravesar un bosque virgen para volver a sus pastos. Siendo animal irracional, abrió un sendero tortuoso, lleno de curvas, subiendo y bajando colinas. Posteriormente otros animales usaron ese mismo sendero. Más tarde, los hombres comenzaron a usar ese sendero: entraban y salían, giraban a la derecha, a la izquierda, descendían, se desviaban de obstáculos, quejándose y maldiciendo, con toda razón. Pero no hacían nada para crear una nueva alternativa. Después de tanto uso, el sendero acabó convertido en un amplio camino donde los pobres animales se cansaban bajo pesadas cargas, obligados a recorrer en tres horas una distancia que podría haber sido vencida en treinta minutos, si no hubieran seguido la vía abierta por el becerro. Pasaron muchos años y el camino se convirtió en la calle principal de un poblado y, posteriormente, en la avenida principal de una ciudad. Todos se quejaban del tránsito, porque el trayecto era el peor posible. Mientras tanto, el viejo y sabio bosque se reía, al ver que los hombres tienen la tendencia a seguir como ciegos el camino que ya está abierto, sin preguntarse nunca si aquélla es la mejor elección.» Paulo Coelho.

cambios en el sector del transporte

¿Veremos cambios en el sector del transporte con el nuevo Gobierno?

✍ Artículo de opinión publicado en la sección “El Diván del Transporte” (reflexiones sobre el sector) de Diario de Transporte 3 de JUNIO 2018

Un Ministerio de Fomento que no modifica nunca sus viejas políticas y que es necesario que cambie ya

Durante más de 25 años el señor Emilio Sidera ha estado al frente, o dirigiendo desde diferentes escalafones durante su periplo en este ministerio, todo lo relacionado con la Ordenación y Normativa de Transporte Terrestre. Actualmente es el subdirector de este departamento. No es la primera vez que tenemos al PSOE al frente del Gobierno y por tanto de Fomento. En el tiempo que estuvo al frente el señor Sidera ya tomaba decisiones en su departamento y la cosa no cambió ni cuando estuvieron los populares en el gobierno. Su grado de influencia en los políticos que toman el cargo en este ministerio es abrumadora, tanto es así que los políticos que han sido designados para dirigir Fomento se han limitado a seguir las directrices del señor Sidera.

Entendiendo esto nos parece de lo más natural que no se vayan a producir cambios significativos en los programas del partido anterior. Pero este PSOE entra a gobernar con cierta falta de poder y dependiente de acuerdos con otras formaciones, además no se debe olvidar que el retorno de Pedro Sánchez a la Secretaría General de su partido se lo debe al apoyo de los socialistas del sindicato UGT y que, junto con otras fuerzas, sociales estos también simpatizan con partidos como Unidos Podemos. Quizás el nuevo Gobierno se atreva a perfilar otras políticas de transporte al escuchar no solo la voz de quien siempre ha estado dentro del Ministerio de Fomento, sino de las nuevas corrientes que apuestan más por las mejoras sociales y por los derechos de los profesionales del sector. La elección de un nuevo gabinete de gobierno para este ministerio, que sea conocedor de las necesidades de los transportistas y escuche todas las posiciones de dentro y fuera de este ministerio se hace imprescindible.

¿Seguirá el transporte, ciego, por el camino que ya está trazado?

Las asociaciones mayoritarias del Comité Nacional del Transporte por Carretera, CETM en el departamento de carretera y Confebús en el de viajeros, ya han lanzado sendos comunicados ofreciendo diálogo al nuevo gobierno. También la federación de autónomos del transporte Fenadismer se ha ofrecido a mantener encuentros con este nuevo Gobierno. Sin embargo, como si fuese premonitorio de lo que al poco iba a acontecer, pocos días antes de la moción una representación de UTAPA (asociación sectorial del transporte de mercancías por carretera) y de los sindicatos CC.OO. y UGT se reunieron con el grupo socialista en el Congreso para tratar sobre temas relacionados con las condiciones y derechos de los transportistas. Suponemos que habrán tomado buena nota los señores del PSOE que el diálogo y las decisiones posteriores que afecten al transporte pasan por negociar dentro y fuera del CNTC.

Con lo que se nos viene encima: el nuevo ROTT, los acuerdos en materia de transporte de la Comisión Europea, las dificultades en peajes, aumentos del precio del combustible, presiones de los cargadores para el aumento de la masa máxima autorizada, etc., será mejor salirse del camino trazado y encontrar uno nuevo que no se deje influir por las antiguas y tóxicas políticas de un ministerio y sus eternos portavoces que tanta destrucción ha causado al sector del transporte. Así lo cree el viejo y sabio bosque.

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com

Anuncios

El conductor es la primera imagen que ven los clientes de las empresas de transporte

Cuando el camionero o el repartidor llegan a su punto de entrega o recogida de mercancía este es la imagen de marca de la empresa, con su sola presencia representa a la misma. Las empresas de transporte no deben obviar este hecho ya que sus clientes esperan, no solo la eficacia del servicio, sino que este se realice desde una empresa sería y formal. Pero no siempre se cumple con este estándar básico de las relaciones entre empresa y cliente, por lo que el grado de satisfacción se ve defraudado. Pero, ojo, la culpa no es del profesional de la carretera, no, la responsabilidad ha de ser repartida entre la empresa de transportes y el cliente final. No se debe matar al mensajero y menos aun cuando se conocen todas las circunstancias.

El conductor es la primera imagen que ven los clientes de las empresas de transporte

El conductor es la primera imagen que ven los clientes de las empresas de transporte

✍ Artículo de opinión publicado en la sección “El Diván del Transporte” (reflexiones sobre el sector) de Diario de Transporte 27 de mayo 2018

Imagen y condiciones de trabajo del transportista

El profesional del transporte, el conductor, ya sea asalariado o autónomo sufre de una presión constante en su trabajo, con horarios inhumanos y realizando labores que no le competen (como la carga y descarga de sus vehículos). Con lo mal pagados que están no pueden descansar en áreas de servicio donde puedan mantener cierta higiene personal y lavar su ropa. Se sienten a su vez camioneros y vigilantes jurados de la mercancía y del vehículo, con lo que deben olvidarse de otras actividades de ocio en sus horas de descanso. Mal comen, mal duermen, en fin, que con unas condiciones de trabajo mucho más mejorables podrían dar esa imagen que desea ver el cliente final cuando le entregan su mercancía.

Ellos, los clientes, esperan ver en sus instalaciones, oficinas o naves de carga a un conductor con uniformidad impecable, limpio, educado, cortés y conocedor de su trabajo. Lamentablemente no siempre es así, debido a las penosas condiciones en las que se encuentra el profesional a la hora de realizar su labor. Sin embargo y habida cuenta de que esta sociedad cada vez es más voraz con sus exigencias la mayor parte de clientes que reciben al conductor no tienen en cuenta ciertos aspectos en las relaciones entre ellos y sus proveedores de servicios de transporte.

El cliente debe cumplir la Ley

Casi ningún cliente cumple con el protocolo de Coordinación de Actividades Empresariales, exigido por la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, ni en lo más básico: ningún intercambio de documentación en materia de prevención de riesgos, deficiente o nula información y formación al conductor sobre recursos preventivos en el centro de trabajo del cliente, de sus instalaciones y riesgos inherentes mientras realiza su actividad entre él y la empresa principal o contratista, además de la concurrencia con otras empresas en ese mismo centro de trabajo. La información que se intercambia debe ser real, actualizada, suficiente y por escrito cuando alguna de las empresas genere riesgos calificados en la evaluación de riesgos como graves o muy graves; riesgos que ya se contemplan en el propio proceso de carga y descarga de la mercancía.

Además, la empresa principal, el cargador, debe disponer de instalaciones suficientes para evitar penosidad en las condiciones de trabajo del conductor, tales como confort de temperatura, servicios con total higiene y puntos de espera cómodos y protegidos donde realizar las esperas si las hay. El trato que debe recibir el profesional de la carretera en las instalaciones del cliente debe ser cordial y educado, son tan personas como los trabajadores de la empresa principal. Bueno, pues algo que parece tan básico y que debería ser la norma se incumple con total impunidad, así que los transportistas sufren todo tipo de vejaciones a diario y con muy poco respaldo por parte de la empresa de transporte para la que trabaja o de las autoridades competentes. Estas últimas no reciben casi ninguna denuncia al respecto, aunque desde estas líneas quede mi propuesta de realizar inspecciones frecuentes y sin avisar a las instalaciones de los cargadores, se llevarían más de una sorpresa.

Dirigido a las empresas de transporte y operadores logísticos

En resumen, si se quiere apostar por la calidad del servicio (y no solo por la incesante rebaja de costes que ineludiblemente abocan al cierre de las empresas) se han de mejorar los derechos y condiciones de trabajo del profesional de la carretera y, por supuesto, incrementar sus beneficios económicos. Después se podrá exigir ciertas pautas, tales como las de buena presencia y uniformidad. Lograr la excelencia en el servicio que tanto predican los gurús de los foros de logística pasa por tratar con respeto y humanidad a los que sostienen la imagen y el propio servicio de las empresas de transporte.

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com

¿Dónde está el gremio de transportistas cuando más lo necesitamos?

Por aquel entonces gremios de chapineros, corredores de aceite, freneros, puñaleros, corredores de ropa, zurradores, pelaires, mesoneros, blanqueros, torcedores de seda, esparteñeros, sogueros, velluteros, calceteros, cordoneros, parcheros, fusteros, guadamacileros, batifullas, mancebos, albarderos agujeteros y.… carreteros y cocheros buscaban una normativa para controlar la competencia y su arma sería el examen, medio común a todas las corporaciones.

gremio de transportistas

✍ Artículo de opinión publicado en la sección “El Diván del Transporte” (reflexiones sobre el sector) de Diario de Transporte 20 de mayo 2018

El gremio de transportistas, trade association

Gremio es la corporación formada por personas que desarrollan una misma profesión, oficio o actividad (Diccionario de la Real Academia Española). Las asociaciones y sindicatos de transportistas, tanto de mercancías como de viajeros, se han ocupado de realizar las funciones de gremio y con ello han conseguido que se adhirieran profesionales del sector de la carretera a sus filas. Acertadamente o no son estas organizaciones las que legalmente representan los intereses de los transportistas, sus actuales gremios.

Pero el uso o desuso de los términos lingüísticos con el tiempo produce cambios en el vocabulario y en su manera de entender la raíz origen de las palabras. Cuando decimos “gremial” se entiende que nos referimos a la patronal. Sin embargo, un sindicato de transportistas es, también, un gremio y por tanto un sindicato gremial. Cuando nos referimos al gremio de camioneros entendemos que se trata de un colectivo de profesionales sin organización alguna, solo les une el mismo oficio que realizan. Y ahí surge otro error: solo cuando estos camioneros están representados, afiliados y adheridos a una asociación o sindicato es cuando realmente se convierten en gremio.

Los sinónimos de gremio son corporación, agrupación, asociación, comunidad, hermandad, sindicato. Estos términos indican solidaridad, fuerza, comprensión de las dificultades del oficio y búsqueda de soluciones organizadas a los problemas de los profesionales.

Los antónimos de gremio son aislamiento, división y separación, términos que nos alertan del peligro de la destrucción del oficio y la desaparición de la profesión. A lo que, por desgracia, nos está llevando la actitud insolidaria del transportista, los ocasionales desaciertos de sus representantes, la presión de grandes grupos empresariales de otros sectores dependientes del transporte y los intereses particulares de los gobernantes de turno.

Un poco de historia

En su origen, en Europa y luego en América, los gremios fueron asociaciones que agrupaban a los artesanos y comerciantes de un mismo oficio, y que surgieron en las ciudades medievales. Los gremios podrían ser considerados como un precedente de las asociaciones patronales y los sindicatos modernos. El gremio más antiguo documentado en España, fue el de canteros y albañiles, establecido en Barcelona en el año 1211. La expansión de los gremios sería favorecida en el siglo xv en Aragón, mientras que en Castilla fueron prohibidos.

En la Edad Media los gremios desarticularon la competencia actuando tanto sobre el precio como sobre la calidad. El precio se consiguió fijar controlando el volumen de la producción (número fijo de talleres y de artesanos) y controlando los costes de producción a través de regulaciones que afectaban al proceso de fabricación y a los salarios. La calidad se controlaba gracias al sistema de formación de la mano de obra, selección del material y a los vendedores que a modo de auditores medievales velaban por la bondad del producto. Los gremios consiguieron equilibrar la oferta y la demanda a través de la anulación de la competencia.

¿Gremio de transportistas?

Sirva de ejemplo en la actualidad la feroz lucha del gremio del taxi contra su competencia, todos lo hemos visto. Sin embargo, no hay señales de que en el transporte de mercancías por carretera se esté por la labor de acabar con la deslocalización de empresas, de regular la actividad de falsos autónomos (como la de los repartidores de Amazon) o limitar la capacidad de los subasteros de los tenders de cargadores, entre otros.

Entonces, ¿cómo podemos todavía servirnos del término “gremio” sin sentir vergüenza alguna? ¿En qué se parece lo que tenemos ahora en el transporte de mercancías con los gremios originales? En muy poco. Primero deberían fortalecerse, potenciar su músculo, unirse para actuar como un verdadero lobby de presión sobre el gobierno de turno y las empresas cliente, especialmente en todo lo relativo a las decisiones políticas y económicas con influencia en el sector.

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com