Por qué se moviliza el Transporte por Carretera

Aunque la pregunta debería ser realmente ¿Por qué ha esperado tanto el transporte para movilizarse? Lo extraño, visto desde fuera, es que se haya tocado fondo para reaccionar. Tantos y tantos abusos cometidos sobre el colectivo de transportistas autónomos, inmovilistas como ellos solos, no han hecho mella en su actitud sumisa y, sin embargo, la chispa ha prendido justamente ahora. Pero ¿por qué ahora?

movilización del transporte de mercancías por carretera

Han caído miles de empresas, la mayoría pymes y autónomos, aunque las grandes empresas del sector del transporte de mercancías por carretera son aún más poderosas y potentes, con mayores beneficios que hace unos años. La competencia desleal, la deslocalización de empresas, las mezquinas maniobras empresariales en las subastas de portes y especialmente de retornos, ciertamente han dañado mucho a los pequeños autónomos. Pero lo que más ha afectado a este colectivo han sido las decisiones tomadas desde el Ministerio de Fomento, los cambios de normativas que beneficiaban a las grandes empresas y a los cargadores, particularmente a estos últimos. Decisiones ideadas para “desatomizar” al sector, constituido básicamente por un importante y numeroso volumen de pequeños autónomos, pilar de la estabilidad del mercado y no como nos han querido vender que era todo lo contrario.

✍ Artículo de opinión publicado en la sección “El Diván del Transporte” (reflexiones sobre el sector) de Diario de Transporte 7 de octubre 2018 

La crisis de las clásicas organizaciones

Sin embargo, un gran número de pymes y autónomos estaban organizados en asociaciones, algunas de las cuales disfrutan de representación en el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC). Y es precisamente desde ahí donde se cocina el futuro de los profesionales del sector. Tantos años viendo perder su poder adquisitivo, perdiendo sus derechos, sintiéndose cada vez más vilipendiados, más denigrados, han bastado para que se despierte en ellos un sentimiento de rebeldía que parecía muerto desde aquellas fechas de revueltas de los transportistas, allá por el año 2008.

Las pequeñas asociaciones, la mayor parte de las cuales están integradas en federaciones o confederaciones, han dado la espalda a la sombra que se suponía que les cobijaba y han decidido tomar un camino diferente. Tras años en los que han dejado el gobierno y las decisiones en manos de las organizaciones del CTNC han comprendido, a base de muchos palos, que de seguir así acabarían desapareciendo del mercado.

Todos somos conocedores de las declaraciones de los principales gerentes de las grandes organizaciones del sector del transporte de mercancías por carretera, lamentos y rabietas por la baja asistencia a sus congresos, asambleas, reuniones, incluso a sus convocatorias a paros patronales (ver lo acontecido en enero de este mismo año en Guipúzcoa). Se quejan de que sus asociados no participan, que dejan las decisiones al azar y al control o descontrol de las juntas directivas de las federaciones/confederaciones. Incluso su altanería no les deja ver más allá de sus narices y son capaces de sacar pecho para enfrentarse con el Gobierno bajo la amenaza de un paro patronal por motivos que deberían haberlos empujado a algo así hace ya muchos años y que ahora ya han perdido credibilidad, respeto y apoyos. Otra oportunidad para asistir a un símil de lo sucedido con los peajes de Guipúzcoa, donde no paró ni el Tato. Además, el cambio de Gobierno les ha empujado a amenazar a este último, que no cuenta con las simpatías de la gran patronal del sector, acostumbrados a obtener todo tipo de prevengas de los aparatos de un Ministerio de Fomento en manos de neoliberales y conservadores.

Y entonces dijeron ¡BASTA!

Con ese caldo de cultivo, las pequeñas agrupaciones profesionales de transportistas se han alzado, han negociado por su cuenta e incluso se han unido entre ellas sorprendentemente ya que militan en “bandos distintos y con intereses supuestamente opuestos”. Véase el caso de la asociación barcelonesa Sintraport/Contraport (que está integrada en Fetransa) y la federación tarraconense de transportistas FEAT (que está integrada en Cetm), ambas con representación en el CNTC. Si conocéis la política interna de dicho comité y sus vaivenes comprenderéis la lejanía de objetivos entre Fetransa y Cetm. Y junto con Sintraport, Cotraport y Feat se unen Asotrans de Lleida y Asetrans de Girona a una movilización con una marcha lenta de camiones el próximo día 11 de octubre a las 17 horas, tras la prohibición de que los camiones circulen por determinados tramos de la N-340 y N-240, con la obligación de desviarse a las autopistas de peaje AP-7 y AP-2. Sabemos, a fecha de hoy, que hay pendientes asambleas dentro de otras asociaciones para secundar esta movilización y que tras las mismas se unirán muchos más profesionales.

Lo mejor de todo es poder comprobar que han los profesionales del sector han despertado y viendo que no se podía contar con los “de siempre” han decidido UNIRSE y reforzar esa actitud de lucha que puede servir para futuros acuerdos entre las asociaciones que se movilicen.

Me digo a mí mismo que, ante lo inesperado de esta situación, todavía hay esperanza. Los pequeños juntos, unidos, no serán tan pequeños. Quizás rompan las ataduras con las clásicas organizaciones que antaño les prometieron defenderles y se tomen en serio otras alternativas organizativas, para que nunca más caminen solos. Como el universal himno del Liverpool “You’ll Never Walk Alone”. Mis más fervientes deseos de que todo esto no quede sólo en un encuentro más entre profesionales, que se planteen que han venido haciendo hasta la fecha y busquen un nuevo rumbo para sus asociados y, por ende, para todo el sector del transporte de mercancías por carretera.

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com

Anuncios

¿Beneficios para el transporte? todo para el Estado, pero sin el Estado

El transporte por carretera, tanto de mercancías como de viajeros, ha dejado de ser rentable para los profesionales. Ya sean pymes, autónomos o asalariados lamentan que cada día les cueste más, no ya obtener beneficios, sino subsistir de su trabajo en esa guerra de trincheras que se ha convertido la carretera.

Beneficios para el transporte no para el Estado si

✍ Artículo de opinión publicado en la sección “El Diván del Transporte” (reflexiones sobre el sector) de Diario de Transporte 30 de septiembre 2018

Fagocitando derechos

Y no solo lo económico nubla el horizonte de los transportistas, también la carencia de condiciones laborales dignas. Los conductores profesionales sufren a diario horas interminables de trabajo en penosas condiciones, con riesgo de su salud, realizando tareas que en muchas ocasiones les son ajenas a su profesión. Deben, también, sortear las presiones recibidas tanto por clientes como, en su caso, por sus patrones, en jornadas de máxima tensión debido a agentes externos a su labor e internos por los paupérrimos recursos que les van quedando y que poco a poco las diferentes legislaciones les van esquilmando.

Si os fijáis bien, especialmente si echáis mano de las hemerotecas, los recortes sufridos en los derechos de los trabajadores han sido cada vez mayores y más cruentos. Sin importarles un ápice quienes cayesen en el mercado, en el sector. Los diferentes regidores de ese ministerio que se hace llamar Fomento, y que de “Transporte” tiene cada vez menos, han machacado una profesión que da de comer en España a millones de familias, tanto las propias de los profesionales de la carretera como las de los proveedores y empresas de servicios que viven de estos y del transporte en general.

Un selecto y exclusivo órgano “de consulta”

Las multinacionales, la gran empresa, los especuladores de turno son los que se han beneficiado de la sombra alargada de ese ministerio. Para ello acotaron su “reserva de caza” legislando para favorecer un órgano de mediación entre transportistas, tanto de viajeros como de mercancías, y los ambiciosos Gobiernos de turno sin escrúpulos. Lo llamaron Comité Nacional del Transporte por Carretera y lo dividieron por secciones para poder estrujar más a los profesionales según el tipo de trabajo que realizasen. Y, por si no fuese suficiente, se hacen acompañar en ese órgano por agentes interesados en la cadena de suministro que no solo viven de los beneficios de sus clientes, sino de los recortes a sus proveedores transportistas, tales como los logísticos y los cargadores. Pero para que todo ello funcionase como una máquina bien engrasada se debía preparar el terreno propicio: las distintas leyes, decretos, directivas y ordenanzas para arrancar la piel de los transportistas a girones.

Un Estado absolutista que mira con desprecio al sector

Los lamentos de los profesionales de la carretera les importan un bledo a los regentes. Total, siempre están dispuestos a soportar lo que les metan, una y otra vez. La Administración gobierna para los Ibex 35 y cia. Un profesional del camión, del autobús, del taxi… una fuente de ingresos para el Estado. Y cuando estos reclaman su amparo y protección los legisladores se reúnen con la gran patronal, cargadores, empresarios de la economía digital y otros especuladores para crear otro decreto, otra ley que impida, incluso, que los transportistas puedan protestar. A continuación, se encierran en una sala con los representantes del CNTC y la firma con los acuerdos es cosa de tiempo. Pero, dónde están los sindicatos de clase y las asociaciones de transportistas sin representatividad cuando esto sucede… pues en sus corralitos, arrinconados por la presión ejercida por una sociedad manipulada al extremo. ¿Alguien alzó la voz ante el “mamoneo” de las tarjetas de transporte?

El estado se nutre tanto de los impuestos a los transportistas como de los empresarios y clientes de estos, sin embargo, exprime a los primeros porque estos no se resisten y los otros ya se organizaron hace tiempo con grandes bufetes de abogados, medios de comunicación que comen de su mano y además ofrecen a los políticos puertas giratorias para cuando ya no estén gobernando. Por lo que todo pasa por un Estado que todo lo acapara pero que no comparte nada con la sociedad ni con sus trabajadores. Un Estado íntegramente absolutista que poco a poco nos deja escenas cotidianas como las vividas en la revolución francesa, que ya sabéis cómo terminó y cuan afilada era su guillotina.

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com

Sabotaje al transporte de mercancías y viajeros por carretera

¿Y si el fracaso de negociaciones y acuerdos, para mejorar las condiciones de los profesionales del sector del transporte por carretera, tuviera que ver con actos deliberadamente calculados de sabotaje, una y otra vez? Tenemos muchos ejemplos de sospechosos giros en las negociaciones y la adopción de posturas que, a sabiendas, perjudicaron algunas de las mejoras previstas en las distintas ordenanzas, acuerdos y normativas para autónomos y asalariados. Las puertas giratorias tienen mucho que ver, por supuesto, pero no siempre es así.

Sabotaje al transporte

✍ Artículo de opinión publicado en la sección “El Diván del Transporte” (reflexiones sobre el sector) de Diario de Transporte 1 de JULIO 2018

Sabotaje a los taxistas

Si nos fijamos, por ejemplo, en lo sucedido hasta la fecha en el taxi (sector de viajeros) veremos casos muy llamativos: representantes de asociaciones de taxistas convertidos en empresarios de flotas de VTCs (vehículos de transporte con conductor), políticos que dejan su cargo para entrar en empresas de aplicaciones disruptivas que dan soporte a dichas VTCs, organizaciones del taxi que permiten tener asociados a propietarios de VTCs, las escenas vividas hace poco en el Tribunal Supremo de los “enfrentamientos” entre abogados de Fomento y CNMC (ambos del mismo aparato del Estado y dirigidos por políticos del mismo partido)… y todo ello mientras los tribunales ordinarios han dictado sentencias a favor de que miles de VTCs inunden el mercado.

Entretanto, los taxistas recibiendo consignas para amedrentar a los conductores de dichas VTCs con resultados muy negativos para su imagen de cara a la ciudadanía. Incluso sirviendo dichos actos de plataforma publicitaria para las empresas con las que los taxistas están enfrentados. ¿No habrán infiltrados de la mal llamada economía colaborativa entre los taxistas?

Sabotaje a los repartidores

Cierta empresa norteamericana de comercio online aterrizó en España, hace aproximadamente unos años, instalándose entre las clásicas logísticas a las que les acarició la oreja con promesas de abundancia de beneficios por la multitud de expediciones que iban a recibir. Y sí, recibieron avalanchas calculadas de paquetes, pero con unos beneficios microscópicos para dichas logísticas. Incluso en ciertas épocas del año los acuerdos fueron perjudiciales, ya que desatendieron a sus clientes habituales para realizar esfuerzos imposibles por dar cobertura a todo ese tsunami de expediciones “tóxicas” puesto que no fueron capaces de llegar en tiempo y forma a todos los clientes, tanto propios como ajenos. Resultado: pérdidas incalculables para las logísticas y aprendizaje acelerado para la gran empresa de comercio electrónico que se planteó realizar las entregas por sus propios medios. Hasta aquí la historia conocida, pero… ¿no hay nada más? Claro que sí. La macro empresa de ecommerce dio salida a su reparto con autónomos en sus coches particulares. Pero entre una cosa y otra transcurrió un año. Las organizaciones de empresarios de logística y transporte lo acaban de denunciar ahora, sin embargo, esperaron porque asociados de esas organizaciones tenían contratos con la susodicha empresa de comercio electrónico y hasta que no han roto definitivamente con ellos no se han lanzado a buscar una salida legal a la situación.

En todo este tiempo hemos visto a falsos autónomos esquilmando el mercado de trabajo, la producción y los servicios de las empresas de paquetería, con penosas consecuencias para los profesionales del sector. Eso sí, a las logísticas no les ha importado mientras tuviesen contratos con la mundial del ecommerce. La gran patronal calladita hasta ahora. El mercado ha sido agitado por esta ruptura con el reparto tradicional, nada será igual después de estos hechos, los platos rotos los pagarán asalariados y autónomos. Como siempre.

Sabotaje a los camioneros

Acuerdos entre la patronal del transporte de mercancías por carretera y cargadores y la gran distribución. Años de sin sabores para los camioneros, muchos incluso se han dejado la vida en la carretera por las penosas condiciones de esos acuerdos. La famosa coletilla del “salvo pacto en contrario” en la LOTT y en el contrato de transporte ha pervertido el trabajo diario de los conductores. Llegan a la casa del cargador y.… a cargarse y descargarse ellos solitos, nada de que lo hagan los mozos de la empresa ni en origen ni destino. Los representantes del Comité Nacional del Transporte siempre tienen a mano el discurso de la crítica contra el empleo de conductores en esos trabajos, sin embargo… lo firmaron ellos. Seguramente en aquellos tiempos en los que los cargadores convocaban sus “Foros del Transporte” (que incongruencia en vez de ser foros de cargadores), donde intentaban domesticar a la representación de los transportistas y que supusieron la vergüenza del sector. El clientelismo entre la gran patronal del transporte y cargadores permitió a estos últimos dictar las condiciones de trabajo de los conductores. Y aun cuando pensamos que se han distanciado los unos de los otros, al menos nos lo cuentan así, nos entran con las nuevas normas de la estiba en las que, curiosamente, aparece la maldita coletilla del “salvo pacto en contrario” y que acabará por obligar a que los camioneros se hagan responsables “voluntarios” con su firma de la estiba en el camión. Por supuesto, las asociaciones se han apresurado en lanzar nuevos cursos de formación sobre la correcta estiba de la mercancía… cursos dirigidos a los transportistas, como no podía ser de otra manera.

¿Y qué es realmente el sabotaje?: Daño o destrucción que se hace intencionadamente en un servicio, en un proceso, etc., como forma de lucha o protesta contra el organismo que los dirige o bien como método para beneficiar a una persona o grupo que es contrario a dicho organismo. Pues sí, el transporte por carretera lleva tiempo siendo saboteado. Primeramente, hay que acabar con los saboteadores, limpiar y desinfectar al sector, como premisa antes de sentarnos a negociar una mejora de las condiciones de asalariados, pymes y autónomos. El cáncer debe ser extirpado para que no dañe más al paciente.

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com