Sabotaje al transporte de mercancías y viajeros por carretera

¿Y si el fracaso de negociaciones y acuerdos, para mejorar las condiciones de los profesionales del sector del transporte por carretera, tuviera que ver con actos deliberadamente calculados de sabotaje, una y otra vez? Tenemos muchos ejemplos de sospechosos giros en las negociaciones y la adopción de posturas que, a sabiendas, perjudicaron algunas de las mejoras previstas en las distintas ordenanzas, acuerdos y normativas para autónomos y asalariados. Las puertas giratorias tienen mucho que ver, por supuesto, pero no siempre es así.

Sabotaje al transporte

✍ Artículo de opinión publicado en la sección “El Diván del Transporte” (reflexiones sobre el sector) de Diario de Transporte 1 de JULIO 2018

Sabotaje a los taxistas

Si nos fijamos, por ejemplo, en lo sucedido hasta la fecha en el taxi (sector de viajeros) veremos casos muy llamativos: representantes de asociaciones de taxistas convertidos en empresarios de flotas de VTCs (vehículos de transporte con conductor), políticos que dejan su cargo para entrar en empresas de aplicaciones disruptivas que dan soporte a dichas VTCs, organizaciones del taxi que permiten tener asociados a propietarios de VTCs, las escenas vividas hace poco en el Tribunal Supremo de los “enfrentamientos” entre abogados de Fomento y CNMC (ambos del mismo aparato del Estado y dirigidos por políticos del mismo partido)… y todo ello mientras los tribunales ordinarios han dictado sentencias a favor de que miles de VTCs inunden el mercado.

Entretanto, los taxistas recibiendo consignas para amedrentar a los conductores de dichas VTCs con resultados muy negativos para su imagen de cara a la ciudadanía. Incluso sirviendo dichos actos de plataforma publicitaria para las empresas con las que los taxistas están enfrentados. ¿No habrán infiltrados de la mal llamada economía colaborativa entre los taxistas?

Sabotaje a los repartidores

Cierta empresa norteamericana de comercio online aterrizó en España, hace aproximadamente unos años, instalándose entre las clásicas logísticas a las que les acarició la oreja con promesas de abundancia de beneficios por la multitud de expediciones que iban a recibir. Y sí, recibieron avalanchas calculadas de paquetes, pero con unos beneficios microscópicos para dichas logísticas. Incluso en ciertas épocas del año los acuerdos fueron perjudiciales, ya que desatendieron a sus clientes habituales para realizar esfuerzos imposibles por dar cobertura a todo ese tsunami de expediciones “tóxicas” puesto que no fueron capaces de llegar en tiempo y forma a todos los clientes, tanto propios como ajenos. Resultado: pérdidas incalculables para las logísticas y aprendizaje acelerado para la gran empresa de comercio electrónico que se planteó realizar las entregas por sus propios medios. Hasta aquí la historia conocida, pero… ¿no hay nada más? Claro que sí. La macro empresa de ecommerce dio salida a su reparto con autónomos en sus coches particulares. Pero entre una cosa y otra transcurrió un año. Las organizaciones de empresarios de logística y transporte lo acaban de denunciar ahora, sin embargo, esperaron porque asociados de esas organizaciones tenían contratos con la susodicha empresa de comercio electrónico y hasta que no han roto definitivamente con ellos no se han lanzado a buscar una salida legal a la situación.

En todo este tiempo hemos visto a falsos autónomos esquilmando el mercado de trabajo, la producción y los servicios de las empresas de paquetería, con penosas consecuencias para los profesionales del sector. Eso sí, a las logísticas no les ha importado mientras tuviesen contratos con la mundial del ecommerce. La gran patronal calladita hasta ahora. El mercado ha sido agitado por esta ruptura con el reparto tradicional, nada será igual después de estos hechos, los platos rotos los pagarán asalariados y autónomos. Como siempre.

Sabotaje a los camioneros

Acuerdos entre la patronal del transporte de mercancías por carretera y cargadores y la gran distribución. Años de sin sabores para los camioneros, muchos incluso se han dejado la vida en la carretera por las penosas condiciones de esos acuerdos. La famosa coletilla del “salvo pacto en contrario” en la LOTT y en el contrato de transporte ha pervertido el trabajo diario de los conductores. Llegan a la casa del cargador y.… a cargarse y descargarse ellos solitos, nada de que lo hagan los mozos de la empresa ni en origen ni destino. Los representantes del Comité Nacional del Transporte siempre tienen a mano el discurso de la crítica contra el empleo de conductores en esos trabajos, sin embargo… lo firmaron ellos. Seguramente en aquellos tiempos en los que los cargadores convocaban sus “Foros del Transporte” (que incongruencia en vez de ser foros de cargadores), donde intentaban domesticar a la representación de los transportistas y que supusieron la vergüenza del sector. El clientelismo entre la gran patronal del transporte y cargadores permitió a estos últimos dictar las condiciones de trabajo de los conductores. Y aun cuando pensamos que se han distanciado los unos de los otros, al menos nos lo cuentan así, nos entran con las nuevas normas de la estiba en las que, curiosamente, aparece la maldita coletilla del “salvo pacto en contrario” y que acabará por obligar a que los camioneros se hagan responsables “voluntarios” con su firma de la estiba en el camión. Por supuesto, las asociaciones se han apresurado en lanzar nuevos cursos de formación sobre la correcta estiba de la mercancía… cursos dirigidos a los transportistas, como no podía ser de otra manera.

¿Y qué es realmente el sabotaje?: Daño o destrucción que se hace intencionadamente en un servicio, en un proceso, etc., como forma de lucha o protesta contra el organismo que los dirige o bien como método para beneficiar a una persona o grupo que es contrario a dicho organismo. Pues sí, el transporte por carretera lleva tiempo siendo saboteado. Primeramente, hay que acabar con los saboteadores, limpiar y desinfectar al sector, como premisa antes de sentarnos a negociar una mejora de las condiciones de asalariados, pymes y autónomos. El cáncer debe ser extirpado para que no dañe más al paciente.

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com

Anuncios

La carretera para quien la trabaja

Conversación entre el presidente Madero y Zapata: «No, señor Madero. Yo no me levanté en armas para conquistar tierras y haciendas. Yo me levanté en armas para que al pueblo de Morelos le sea devuelto lo que le fue robado. Entonces pues, señor Madero, o nos cumple usted, a mí y al estado de Morelos lo que nos prometió, o a usted y a mí nos lleva la chichicuilota.» La idea de Zapata no era una rebelión campesina local, sino una revolución que asegurara tierras y buenas condiciones de vida.

El revolucionario mexicano Emiliano Zapata ya exigía hace más de cien años “la tierra para quien la trabaja“, una reivindicación que aún estamos lejos de alcanzar. La tierra sigue siendo fuente de negocio para unos pocos que terminan especulando con el hambre de millones de personas. Pues eso mismo sucede en el transporte por carretera y que se refleja en el latifundio que poseen los grandes empresarios y el minifundio que les queda a los autónomos. Las leyes y normas para el sector, de obligatorio cumplimiento, redactadas por el Gobierno, por un lado y los perjudiciales acuerdos firmados con los cargadores por otro solo traen miseria y economías de subsistencia para la gran mayoría de los profesionales del transporte españoles.

La carretera para quien la trabaja

✍ Artículo de opinión publicado en la sección “El Diván del Transporte” (reflexiones sobre el sector) de Diario de Transporte 24 de JUNIO 2018

El negocio del transporte en manos de unos pocos

  • Latifundio del sector: Explotación empresarial de tamaño considerable caracterizada por el carácter extensivo y variado de sus servicios, el empleo de obreros asalariados (contratados normalmente de países del este de Europa), y el absentismo de los propietarios que delegan la gestión de la compañía en capataces que buscan resultados económicos aplicando cuantas fórmulas sean necesarias, independientemente de cómo afecten a sus trabajadores.
  • Minifundio del sector: Forma de propiedad de una tarjeta de transporte caracterizada por el pequeño tamaño de sus negocios. Suele pertenecer al propio autónomo que es el que la trabaja y su producción generalmente está orientada al propio consumo.

Hasta ahora los distintos gobiernos y sus representantes en el Ministerio de Fomento no han hecho otra cosa que apuñalar a pymes, autónomos y asalariados del sector de mercancías por carretera con sucesivas reglas de juego pensadas primero en arrinconar en ínfimos minifundios a la parte débil del sector, aumentando la capacidad de los latifundios del gran empresariado, para posteriormente modificar la estructura laboral formando legiones de falsos autónomos y asalariados explotados. Para quienes están en la cima del poder la solución consiste en “desatomizar” a los transportistas, eliminar definitivamente esos minifundios. La solución final, el Zyklon B de la gran patronal.

Paralelismo con la revolución mexicana

El lujoso nivel de vida de los terratenientes, que contrastaba con el de los campesinos pobres, los cuales seguían en condiciones de extremo atraso, provocó la rabia de los campesinos, que se expresó primeramente en la lucha por recuperar sus tierras y también contra las formas de opresión en las que vivían. Quienes llevaron a cabo las transformaciones en la revolución fueron las masas campesinas y explotadas que se vieron representadas por Zapata.

El eslabón débil de la cadena de suministro no es ni más ni menos que ese profesional de la carretera menospreciado cuyo trabajo alimenta las grandes cuentas empresariales. Ese profesional desvalido que se enfrenta día a día a cargadores y empresarios fuertes, tras su apariencia de legalidad respaldada por la Administración. Ese profesional que recorre Europa en su camión y al que le buscan las vueltas para que pierda el descanso, pierda la posibilidad de estar junto a los suyos y pierda, incluso, hasta la vida porque el latifundio del señorito lo requiere.

Pues bien, Ya no está Zapata, pero las condiciones son muy similares. No hay conductores en España, no nacen nuevas vocaciones, hay cálculos que cifran en 15.000 los que necesita la patronal del transporte. Sin embargo, ya no son tan desconocidas las miserables condiciones de trabajo de la mayoría de estos profesionales, todo ello gracias a las redes sociales, ya que los medios de comunicación cercanos al poder, la mayoría, lo han ocultado cuanto han podido. Y no solo eso, vienen empujando, de un tiempo a esta parte, nuevos movimientos más o menos organizados de autónomos y asalariados. Apoyados por organizaciones sociales, sindicatos y algunos partidos políticos incipientes, estos transportistas indignados se mueven como los revolucionarios de Zapata, hoy doy un golpe de efecto aquí (en Bruselas, en el Congreso, en las Administraciones) mañana allí (en las movilizaciones). Pues, visto así… ¡¡¡VIVA ZAPATA!!!

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com

El Necrotransportemicón o el Libro de los Nombres Muertos

Desde la Noche de los Tiempos los registros akashicos describen la existencia de un manuscrito de origen desconocido, el Necrotransportemicón, el Libro de los Nombres Muertos, de las empresas de transporte desaparecidas, de aquellas que incluso con las cifras de explotación a su favor echaron el cierre. Y no se trata solo de una de esas historias de terror a las que H. P. Lovecraft nos tenía tan acostumbrados, es la cruda realidad. Y mientras se hunden más y más empresas de transporte de mercancías por carretera surge de lo más profundo de América la figura del Guardián del Umbral, el gran Cthulhu que ha despertado de su sueño, el inexorable Amazon. Ante el cual se inclinan todos los seres vivos, los operadores de transporte, los de logística e incluso los propios cargadores.

El Necrotransportemicón el libro de los nombres muertos
✍ Artículo de opinión publicado en la sección “El Diván del Transporte” (reflexiones sobre el sector) de Diario de Transporte 29 de ABRIL 2018

Y si al menos el sector se sintiese apoyado y respaldado por normativas y leyes que garantizasen la viabilidad de sus negocios pues podríamos estar pensando que quizás el bien triunfe sobre el mal, sobre la explotación de trabajadores y la aniquilación de profesionales y empresarios transportistas. Pero no es así, Fomento, aquel que debería ser realmente nuestro Ministerio de Transportes, prefiere acercarse al lado oscuro. Y cuidado con las cercanías… ya nos advirtió de ello Friedrich Nietzsche en su obra “Más allá del bien y del mal”: «Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Si fijamente miras a un abismo, el abismo concluirá por mirar dentro de ti». Fomento, a base de dar tanta cancha a los cargadores y debilitar la fuerza de los transportistas, a dejado suelto a un ser despiadado como Amazon, surgido de las mezquindades de la Gran Distribución y de su insaciable apetito económico.

Y eso que lo veíamos venir

Ya son más que conocidos los casos de cese de actividad patronal de grandes y pequeñas empresas del sector que, de forma misteriosa, cerraron sin motivo aparente de quiebra. Entre los más llamativos encontramos los de Transportes Souto, Transportes Buytrago, Transportes Ochoa o Transportes Cobo, todos ellos con actividad de transporte rentable y que de la noche a la mañana entraron en situación de insolvencia. También sabemos de aquellas absorciones de fuertes empresas de transporte por operadores logísticos que, en esa escalera de subcontrataciones, solo tienen en propietad la marca, como diría aquel, no son dueños ni del bolígrafo con el que firman tu despido. Entre las más conocidas Transportes La Guipuzcoana (por DHL), Norbert Dentressangle (por XPO) o Transportes Cualladó (por UPS). De vez en cuando hay que refrescar la memoria para evitar que se repitan tan fúnebres episodios. Pues bien, con todos estos detalles, con la experiencia adquirida por los golpes al sector por esa ansia inversora de los magnates de empresas de capital riesgo, por el devenir de los costes cada día mayores uno pensaría que los profesionales del sector del transporte ya deberían haberse lamido sus heridas y recompuesto su estrategia. Pero no, todo lo contrario, si es que no aprendemos. Con los medios de comunicación especializados camuflando la realidad, las cifras y los hechos, los transportistas no han tomado las oportunas medidas para evitar ser arrastrados por esa corriente tan negativa de los mercados. Sin haberse entendido entre ellos dejan en manos de Gobierno y empresas cliente el valor de su trabajo con leyes laxas, contratos tóxicos y reglamentos infantiles.

El pez grande que se come al chico

A las cifras nos remitimos. Según el Registro General de Empresas de Transporte por Carretera en abril de 2018 hay registradas 164.680 empresas de transporte de mercancías por carretera, cuando en el año 2007 la cifra era de 212.122, es decir, 47.442 empresas echaron el cierre. Solo desde abril de 2018 al mismo mes de 2017 se contabilizaron 3.578 empresas de transporte de mercancías por carretera menos. Podemos pensar que es un efecto de la “crisis” que esas empresas ya no estén entre nosotros porque no fueron eficientes, no se adaptaron, no contemplaron otras fórmulas empresariales. Pero, si te acomodas en ese pensamiento, amigo transportista, será tu suicidio empresarial. Ayer fue Buytrago, hoy Souto, mañana serás tú. El desprecio de Gobierno y gran patronal a las pymes, microempresas y pequeños autónomos, a los profesionales con humildes, aunque honestas, pequeñas empresas de transporte, tratándoles de “frenos a la economía”, de “empresas atomizadas”, “fragmentadas” y otros epítetos por el estilo delata un discurso que busca convencer a la opinión pública de que sobran todos los peces pequeños, que las que deben prevalecer son las grandes empresas con personal flexible y sin derechos que realicen las tareas más ingratas y peor pagadas. Una vuelta de tuerca a la revolución industrial, toda una involución del sistema empresarial y laboral. El insaciable pez grande ya no tiene reparos en mostrarse tal cual es.

Un plan metódicamente calculado para acabar con el transporte como siempre lo hemos conocido

Ya son 200.000 los falsos autónomos contabilizados en este país, de los que la mayoría se encuentran en los sectores de servicios y transporte. Hace bien poco dos de las más importantes asociaciones intersectoriales de autónomos pregonaban comenzar una campaña para denunciar esta situación. Debe ser que hasta la fecha no se conocía la existencia de falsos autónomos ¿Por qué no denunciar antes? Sospechoso. Algún conocido me comentó que a su curso de renovación del CAP acudieron diez alumnos, él era el único con contrato laboral como asalariado en vigor, los otros nueve eran falsos autónomos que trabajaban para diversas cooperativas valencianas. Estadística que nos sonroja como poco. El Gobierno y sus políticas, tales como la reforma laboral, han facilitado ese caldo de cultivo de falsos autónomos. Algunos empresarios vieron en esta figura una nueva forma de aumentar sus ingresos sin importarles lo más mínimo los derechos de sus trabajadores. Pero viendo que no era suficiente deslocalizaron sus empresas, crearon empresas buzón. Otra forma de ganar dinero, no pagar casi impuestos y rumanizar al trabajador. A lo que el Gobierno tampoco puso trabas. Mientras todo esto acontecía ciertos representantes de los transportistas miraban para otro lado.

Cumplido el sueño de cualquier neoliberal sin escrúpulos se siguió la senda del crecimiento empresarial a base de propuestas que mermaban mucho más la competencia con los pequeños autónomos y pymes: el cabotaje es un buen ejemplo, actualmente el plazo es de 7 días, aunque hay asociaciones de transportistas que quieren elevarlo a 10 o, incluso, liberalizarlo. Pero, aún así no era suficiente. La jugada maestra se encontraba en desvincular el transporte español de la Directiva europea de trabajadores desplazados, ya podíamos seguir teniendo en plantilla a los chóferes de países del este sin pagarles los sueldos que deberían cobrar como cualquier trabajador de nuestro país. Ya es conocido por todos que más del 50% de conductores de empresas de transporte españolas tienen trabajadores extranjeros ¿Son quizás mejores, más profesionales? Más bien porque cobran una miseria y trabajan hasta el punto más inhumano.

Desde Europa con amor

Quizás en Europa, en su parlamento, esté la respuesta. La esperanza del sector o de lo que aún queda de él. De allí se dio un buen revolcón a la política de transporte española cuando fue eliminado por el TJUE el requisito de los tres camiones (disponer de una flota mínima inicial de tres vehículos nuevos para poder acceder a la actividad de transportista) que impedía el acceso a la profesión por una cuestión o barrera económica. Todo en provecho del pez grande. Esperemos que suceda lo mismo con la aplicación de la Directiva de trabajadores desplazados, se impida una flexibilización de los tiempos de conducción y descanso y veamos a los conductores como descansan fuera de las cabinas con cierto confort en pro de su seguridad y salud. Esto que debería ser defendido y reivindicado por las asociaciones de transportistas se lo dejamos al criterio de los despachos de Bruselas, no queda otra. Entretanto, vayamos apretando filas contra lo que Amazon dibuja en el horizonte de las empresas de transporte españolas.

Esperemos que la Comunidad Europea nos libre de seguir aumentando la lista de empresas que cierran día a día, que engrosan el Necrotransportemicón, el Libro de las Empresas de Transporte Muertas.

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com