¿Veremos cambios en el sector del transporte con el nuevo Gobierno?

«Un día, un becerro tuvo que atravesar un bosque virgen para volver a sus pastos. Siendo animal irracional, abrió un sendero tortuoso, lleno de curvas, subiendo y bajando colinas. Posteriormente otros animales usaron ese mismo sendero. Más tarde, los hombres comenzaron a usar ese sendero: entraban y salían, giraban a la derecha, a la izquierda, descendían, se desviaban de obstáculos, quejándose y maldiciendo, con toda razón. Pero no hacían nada para crear una nueva alternativa. Después de tanto uso, el sendero acabó convertido en un amplio camino donde los pobres animales se cansaban bajo pesadas cargas, obligados a recorrer en tres horas una distancia que podría haber sido vencida en treinta minutos, si no hubieran seguido la vía abierta por el becerro. Pasaron muchos años y el camino se convirtió en la calle principal de un poblado y, posteriormente, en la avenida principal de una ciudad. Todos se quejaban del tránsito, porque el trayecto era el peor posible. Mientras tanto, el viejo y sabio bosque se reía, al ver que los hombres tienen la tendencia a seguir como ciegos el camino que ya está abierto, sin preguntarse nunca si aquélla es la mejor elección.» Paulo Coelho.

cambios en el sector del transporte

¿Veremos cambios en el sector del transporte con el nuevo Gobierno?

✍ Artículo de opinión publicado en la sección “El Diván del Transporte” (reflexiones sobre el sector) de Diario de Transporte 3 de JUNIO 2018

Un Ministerio de Fomento que no modifica nunca sus viejas políticas y que es necesario que cambie ya

Durante más de 25 años el señor Emilio Sidera ha estado al frente, o dirigiendo desde diferentes escalafones durante su periplo en este ministerio, todo lo relacionado con la Ordenación y Normativa de Transporte Terrestre. Actualmente es el subdirector de este departamento. No es la primera vez que tenemos al PSOE al frente del Gobierno y por tanto de Fomento. En el tiempo que estuvo al frente el señor Sidera ya tomaba decisiones en su departamento y la cosa no cambió ni cuando estuvieron los populares en el gobierno. Su grado de influencia en los políticos que toman el cargo en este ministerio es abrumadora, tanto es así que los políticos que han sido designados para dirigir Fomento se han limitado a seguir las directrices del señor Sidera.

Entendiendo esto nos parece de lo más natural que no se vayan a producir cambios significativos en los programas del partido anterior. Pero este PSOE entra a gobernar con cierta falta de poder y dependiente de acuerdos con otras formaciones, además no se debe olvidar que el retorno de Pedro Sánchez a la Secretaría General de su partido se lo debe al apoyo de los socialistas del sindicato UGT y que, junto con otras fuerzas, sociales estos también simpatizan con partidos como Unidos Podemos. Quizás el nuevo Gobierno se atreva a perfilar otras políticas de transporte al escuchar no solo la voz de quien siempre ha estado dentro del Ministerio de Fomento, sino de las nuevas corrientes que apuestan más por las mejoras sociales y por los derechos de los profesionales del sector. La elección de un nuevo gabinete de gobierno para este ministerio, que sea conocedor de las necesidades de los transportistas y escuche todas las posiciones de dentro y fuera de este ministerio se hace imprescindible.

¿Seguirá el transporte, ciego, por el camino que ya está trazado?

Las asociaciones mayoritarias del Comité Nacional del Transporte por Carretera, CETM en el departamento de carretera y Confebús en el de viajeros, ya han lanzado sendos comunicados ofreciendo diálogo al nuevo gobierno. También la federación de autónomos del transporte Fenadismer se ha ofrecido a mantener encuentros con este nuevo Gobierno. Sin embargo, como si fuese premonitorio de lo que al poco iba a acontecer, pocos días antes de la moción una representación de UTAPA (asociación sectorial del transporte de mercancías por carretera) y de los sindicatos CC.OO. y UGT se reunieron con el grupo socialista en el Congreso para tratar sobre temas relacionados con las condiciones y derechos de los transportistas. Suponemos que habrán tomado buena nota los señores del PSOE que el diálogo y las decisiones posteriores que afecten al transporte pasan por negociar dentro y fuera del CNTC.

Con lo que se nos viene encima: el nuevo ROTT, los acuerdos en materia de transporte de la Comisión Europea, las dificultades en peajes, aumentos del precio del combustible, presiones de los cargadores para el aumento de la masa máxima autorizada, etc., será mejor salirse del camino trazado y encontrar uno nuevo que no se deje influir por las antiguas y tóxicas políticas de un ministerio y sus eternos portavoces que tanta destrucción ha causado al sector del transporte. Así lo cree el viejo y sabio bosque.

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com

Anuncios

El convenio único, otro de los cantos de sirena del sector del transporte de mercancías por carretera

Todos los trabajadores desean mejoras económicas y laborales, por lo que es entendible que quieran que todo el sector esté amparado por los mismos derechos, de ahí que haya nacido el deseo de regirse por un convenio único. Desde la patronal también podemos escuchar que desean un convenio único. Y todo parece casar, sin embargo, los representantes empresariales vienen avisando de que hay que ser conscientes de que no van a aceptar la unificación haciéndolo al nivel más alto. ¿Entonces? Una negociación abierta sobre este tema puede dejar muchos cadáveres laborales por el camino.

Cantos de sirena del convenio único

Esperemos que la representación de los trabajadores del sector no se deje llevar por los cantos de sirena del convenio único, no sea que este les arroje a los acantilados.

✍ Artículo de opinión publicado en la sección “El Diván del Transporte” (reflexiones sobre el sector) de Diario de Transporte 25 de marzo 2018

Entendiendo los convenios colectivos

Los convenios colectivos son los acuerdos firmados entre los representantes de los trabajadores y de los empresarios, que tienen como objetivo establecer, por un lado, las condiciones de trabajo y de la producción y, por otro, regular la paz laboral. El convenio colectivo es la legislación laboral aplicable para cada empresa a la que le afecte a nivel sectorial. Es un texto que obliga, pero que tiene la consideración de mínimo tanto por empresas como trabajadores, pudiendo mejorar ambos voluntariamente las condiciones reflejadas en el texto pactado. En la medida en que un convenio extienda sus efectos a un número menor de trabajadores, más se podrá ajustar a sus características y necesidades concretas.

Nuestro ordenamiento admite una amplia libertad de negociación, especialmente para fijar los niveles de negociación. Esta última cuestión se certifica a través de lo previsto por el art. 83.1 ET: “Los convenios colectivos tendrán el ámbito de aplicación que las partes acuerden”.

¿Qué tipos de convenios colectivos existen en el sector del transporte de mercancías por carretera?

Existen convenios colectivos según el área geográfica de aplicación:

  • Convenios de ámbito autonómico.
  • Convenios de ámbito provincial o interprovincial.
  • Convenios de ámbito local o comarcal.

También hay convenios colectivos que se distinguen por el número de personas afectadas por los mismos:

  • Convenio de empresa o de ámbito inferior a la empresa: afecta a todos los trabajadores de la empresa o solo a un sector de la misma.
  • Convenio de ámbito superior a la empresa: agrupa a varias empresas de un mismo sector económico.

Las disposiciones de un Convenio Colectivo en vigor de ámbito superior al de empresa se pueden aplicar a una pluralidad de empresas y trabajadores o a un sector perteneciente al mismo o a similar ámbito funcional. Asimismo, es de resaltar que en caso de que ni siquiera existiera convenio, cabría acudir al Estatuto de los Trabajadores como marco de regulación de las relaciones laborales.

La posibilidad de negociar a diferentes niveles convenios colectivos prevé la posibilidad de que haya más de un convenio colectivo al mismo tiempo, que resulte aplicable a un colectivo concreto de trabajadores. Ello plantea la necesidad de utilizar criterios que determinen cuál es la norma o convenio aplicable. El ordenamiento responde a esta cuestión estableciendo una regla especial: el principio de prohibición de concurrencia de principios.

  1. Un convenio de empresa no impide jamás la existencia de uno posterior y superior, si bien este último debe respetar el ámbito del primero.
  2. Un convenio superior primero en el tiempo impide la afectación por parte de uno posterior y de empresa.
  3. Si se cumplen los requisitos del ET art. 84 párrafo segundo, un convenio superior al de empresa y primero en el tiempo, puede verse afectado aun cuando sea el primero, por un convenio posterior, de ámbito superior a la empresa, pero de ámbito geográfico inferior al primero en el tiempo (por ejemplo, convenio nacional primero en el tiempo y convenio provincial segundo en el tiempo; convenio nacional o autonómico primero en el tiempo y convenio provincial segundo en el tiempo).

Los Acuerdos Generales, la cuesta más empinada de la negociación

El Acuerdo General para el transporte de mercancías es una plataforma que, en colaboración con los convenios colectivos, sirve para regular las relaciones laborales. Las diferencias entre los convenios provinciales y las posibles contradicciones en las regulaciones han marcado desde hace tiempo la negociación colectiva en el sector. Estas diferencias se han intentado solventar en los diferentes Acuerdos Generales, que establecen que una comisión debería reunirse al menos tres veces al año para tratar estos temas, pero este punto no ha sido del todo respetado.

A día de hoy se debería estar discutiendo ya el III Acuerdo General, dado que sobre estas fechas se habría acordado reunirse. El III Acuerdo General no tiene carácter de norma a no ser que el convenio provincial se acoja al mismo. No obstante, establece una serie de recomendaciones.

Los Acuerdos Generales buscan limar las diferencias existentes entre los convenios colectivos provinciales en aspectos tan importantes como las dietas o los salarios mínimos que pueden presentar diferencias de hasta un 30% entre algunas comunidades.

¿Y por qué no un Convenio Estatal?

La diversidad geográfica de convenios por ámbitos territoriales no es algo exclusivo de nuestro país: en el caso de Alemania, cada región posee su propio convenio territorial. Debe tenerse en cuenta que el coste económico de vivir en una provincia u otra de España varía enormemente, lo que justifica que los salarios a abonar también sean diferentes. Si adoptamos un “convenio único” muchos trabajadores se verían afectados por una rebaja en sus condiciones económicas y, quizás, en sus condiciones laborales. Como es comprensible la patronal no tiene intención de “igualar por arriba”. Ved también las múltiples declaraciones de sus líderes apostando por un “convenio único” como la mejor solución.

Cuando pensamos en un convenio que regule las condiciones de los trabajadores no debemos olvidar que la letra del mismo no deja lugar a dudas: se debe denunciar aquel convenio que intente rebajar las condiciones de uno de ámbito superior. Por eso se negocian los convenios con la convicción de que estos siempre han de tender a la mejora de los derechos laborales y económicos. No se deberían firmar, en ningún caso, convenios de empresa que resuelvan condiciones inferiores al convenio provincial. Por lo que la solución no está en buscar un “convenio único” sino en alcanzar un acuerdo para firmar un convenio estatal, al margen de los Acuerdos Generales, pero aprovechando la corriente negociadora de estos, que permita equilibrar los convenios provinciales sin riesgo a que se pierdan derechos adquiridos.

Es de vital importancia que los trabajadores comprendan esto y no se dejen lleva por cantos de sirena que les arrojen a los acantilados.

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com