44 toneladas por 30 monedas de plata

¿En cuánto valoran su trabajo los transportistas? La presión que recibe el sector para aumentar cuatro toneladas más de carga es cada día mayor. Los negociadores, tanto transportistas como cargadores, podrían estar escenificando una farsa que, si después de todo los primeros acaban por aceptar, no nos convencerán las condiciones que nos quieran anunciar por muy edulcoradas que nos las planteen. Y llegado el hipotético día si firman serán recompensados con 30 monedas de plata, en agradecimiento por haber traicionado al sector.

44 toneladas por 30 monedas de plata

✍ Artículo de opinión publicado en la sección “El Diván del Transporte” (reflexiones sobre el sector) de Diario de Transporte 14 de ABRIL 2018

Faltan conductores, este es el problema que señalan todos los operadores logísticos y empresarios del sector de mercancías por carretera. La solución por ellos propuesta es buscar nuevas incorporaciones desconocedoras de la realidad de la profesión, motivándolas con formación, con cursos subvencionados por la Administración, como parte de otra pata del negocio. Sin querer reconocer que la manera óptima de conseguir conductores es, en el caso de los asalariados mejorando sus convenios, su seguridad y salud, su estabilidad laboral y sus nóminas. Y en el caso de los autónomos mejorando los precios, pagando en tiempo y forma, rebajando impuestos, siguiendo a pies juntillas la Coordinación de Actividades Empresariales y facilitándoles áreas de descanso seguras y gratuitas. En ambas figuras laborales se podría objetar que faltan más reivindicaciones, pero estas propuestas recogen las más esenciales y serían punto de partida para estimular el acceso a la profesión y el aumento del rendimiento del conductor. Obviamente se trata de trabajar en una profesión con un trato digno, algo que se viene reclamando desde hace tiempo pero que cada vez parece más lejano. Sin embargo, ¿estarían dispuestos los representantes de los transportistas a movilizarse para conseguirlo? Lo que está claro es que los cargadores y el gobierno de turno que les apoya no lo aceptarían, ni a las buenas ni a las malas. Por eso hay que tomar conciencia del problema y enfrentarse de una vez por todas a él o los días del sector del transporte están contados.

El precio del transporte, la paradoja de perder dinero todos los días

Nos damos un paseo por la web del Ministerio de Fomento para fijarnos en el “observatorio de costes del transporte de mercancías” https://bit.ly/2JK5uLp (enlace a la documentación en pdf, libre de virus). Y qué nos encontramos, pues que el coste por kilómetro de un vehículo de carga, en general, ha evolucionado de 1,1445 € / km en carga (a fecha de 31 de enero de 2016) a 1,2514 € / km en carga (a fecha de 31 de enero de 2018). Vaya, alguno que no conozca los datos se echará las manos a la cabeza y dirá “¿dónde pagan eso?”. En la mayoría de portes, al menos los nacionales, se suele cobrar entre 0,60 y 0,70 € / km. Pues bien, si se trabaja por debajo de costes… ¿dónde está el negocio?

Porque ¿cómo se cuantifica el valor de nuestro trabajo? y lo que es más importante ¿quién lo cuantifica? Habida cuenta de que el colectivo de transportistas no es lo suficientemente competente para limitar el precio del porte con un mínimo superior a los costes, que se ve incapaz de fijar una tarifa rentable, alguien debería poner freno a este descalabro. Y no es cuestión de buscar culpables en este artículo, sino de motivar al sector a buscar la recuperación del mismo como negocio. Y que no nos vengan con la milonga de que pueden ser sancionados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, ni ese organismo ni nadie puede impedir que el empresario resuelva aumentar sus tarifas, solo intervendrá si hay un acuerdo tácito. Pero, señores, ese acuerdo es no es el camino, otras son las fórmulas ya que es de locos salir a trabajar para volver a tu casa todos los días con pérdidas.

Reducir costes de lo que se viene regalando y cobrar el porte por lo que realmente vale

Y no es tan difícil como parece, se puede comenzar sumándose a gestos para evitar gastos innecesarios: plantarse ante la carga y descarga de los conductores. Decir no significa en todos los casos aumentar en eficacia, en ahorro de costes y tiempo, en evitar problemas con las posibles roturas y, sobre todo, fundamentalmente en seguridad vial y salud laboral. Cobrar en tiempo y forma, nada de pagarés ni de plazos estratosféricos, se deben denunciar los abusos. Cobrar siempre las paralizaciones, basta ya de regalar tiempo. El tiempo es dinero. Evitar trabajar con un tender, que no hace otra cosa que tirar los precios por los suelos. Enfrentarse a las Administraciones para defender al sector ante las constantes penalizaciones que sufre, tales como el desvío obligatorio a autopistas de peaje, los aumentos incontrolados del coste de los carburantes, el acoso sancionador por parte de tráfico, el cobro del céntimo sanitario, los costes añadidos de hospedajes por insuficiencia de áreas de servicio gratuitas vigiladas, la falta de inversiones en infraestructuras viarias que provocan daños al vehículo y en ocasiones son el origen de accidentes, etc. Todos esos gastos repercuten en los beneficios, eso lo sabe hasta un niño pequeño.

Por lo tanto ¿para qué sumar otro gasto con el aumento de cuatro toneladas más de carga? Porque no nos engañemos, no veríamos ningún beneficio de tomar ese camino, todo lo contrario ¿No es suficiente ya con el daño de haber admitido la deslocalización de las empresas, la competencia desleal, la rumanización de los camioneros? No busquemos el beneficio empresarial a base de exprimir al conductor, de obligarle a realizar tareas que no le competen, de buscar fórmulas para aumentar el número de horas conducción. No señores, la solución no se haya en la presión y explotación de los conductores, se encuentra en la mejora de condiciones laborales y en el pago justo por el trabajo realizado. Ni más ni menos.

¿Aceptarán los representantes del sector las 30 monedas de plata?

No deberían, aunque flota en el ambiente una extraña sensación motivada por algunas declaraciones de sus máximos representantes. Lo más propio es que se zanjase la cuestión de las 44 toneladas de una vez por todas con un no rotundo del Comité Nacional del Transporte por Carretera. Y que no quedase ahí, sino que sirviese como punto de partida para realizar cuantas gestiones fuesen necesarias para reducir costes como los mencionados, so pena de que los representados, los transportistas, lamentasen tener al frente del sector a estómagos agradecidos causantes de una división por la que nunca encontrarán su espacio de poder de negociación, tanto para sus derechos como para que el transporte sea realmente un negocio rentable.

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com

Anuncios

Fomento, el O.K. Corral de los transportistas

El tiroteo en el O.K. Corral fue un reconocido enfrentamiento armado entre forajidos y oficiales de la ley ocurrido detrás de un corral de ganado en el pueblo de Tombstone, Arizona. Todo comenzó con el intercambio de acusaciones que se resolvió con un duelo mortal entre las partes. Con este suceso llegó el declive del viejo oeste. Así se escribe la historia, a veces por no ser capaces de entenderse, el hecho es que con Fomento nadie es capaz de ponerse de acuerdo con nada. 

Fomento el OK Corral de los transportistas

✍ Artículo de opinión publicado en la sección “El Diván del Transporte” (reflexiones sobre el sector) de Diario de Transporte 8 de ABRIL 2018

Haciendo un paralelismo con los últimos acontecimientos del sector, por el que escribo este artículo, todo comienza con el impulso del Ministerio de Fomento a una serie de reuniones entre la representación de los cargadores y de los transportistas de mercancías por carretera. Sin entrar en quien podría encarnar la figura del forajido o del oficial de la ley el caso es que, en dichas reuniones, tras las disputas y tensiones entre los participantes, comienzan a intercambiarse acusaciones de todo tipo que son aireadas en comunicados de prensa de las propias asociaciones. Y aunque se sigan viendo las caras en otros encuentros los protagonistas acuden a Fomento como los protagonistas de O.K. Corral, con pocas ganas de dialogar. Puede que esta sea una de las causas por las que ya se está planteando en diversos foros disgregar el sector del transporte con un ministerio propio, que les represente y que no enarbole como este la bandera de los cargadores. Un verdadero Ministerio de Transportes, porque el actual hace tiempo que perdió su credibilidad y está en pleno declive.

El ministerio del AVE, de AENA y de las autopistas de peaje

Y que siempre tenga la misma actitud ya es crispante. En todos, todos, todos los Presupuestos Generales la inversión más grande que realiza Fomento es para el AVE, una ruina total que solo deja ganancias a sus proveedores. Que como un cáncer está eliminando al tren de media distancia y al nocturno, con lo que las pequeñas poblaciones están cada vez más lejos de su progreso, amen de que el tren de mercancías solo acabará resultando rentable para aquella parte que hayan privatizado (táctica habitual de este Gobierno). El otro bocado más suculento se lo dejarán a AENA, miles de millones, por ejemplo, serán invertidos en el aeropuerto de Barajas. A la mayor gloria de los accionistas, mayormente de su cuerda, que se encuentran en la zona de confort mientras rijan los destinos de este país los mismos que gobiernan en la actualidad. Y qué decir de las autopistas de peaje en quiebra que está rescatando Fomento a la par que reduce la inversión en carreteras y resto de infraestructuras viarias. Salvo las migajas que entrega tácitamente a las asociaciones del sector del transporte por medio de los presupuestos a la formación nada tiene este que agradecerle. Todo lo contrario.

El ministerio de los desvíos obligatorios a peajes

Para que vamos a decir nada sobre el respecto, acaso ¿no está el sector lo suficientemente maduro para reaccionar ante semejante atropello? Aquí la figura del forajido, quiere Fomento, que la encarne el transporte por carretera. Por arte de birlibirloque donde dije digo, digo Diego. Joaquín del Moral (director general de la cosa del transporte este, del ministerio este) no hace tanto que juraba y perjuraba que no habría euroviñeta y sus más cercanos colaboradores, entre ellos algunos de los propios representantes del sector, lo aplaudieron y se esforzaron en hacernos creer que era palabrita de santo. Pues toma del frasco carrasco, las Comunidades Autónomas le hacen el trabajo sucio y se ponen a recaudar a los camiones su paso por cualesquiera de sus carreteras, a lo que Fomento responde empujando a los transportistas con meros caramelitos y palmaditas en la espalda hacia las autopistas de peaje, claro, negocio redondo ahora que está rescatando dichas aberraciones para sus amiguetes de las grandes constructoras. Además de ser cómplice (nada hizo para detenerla) de la campaña de la DGT de desprestigio del transportista como causante de incontables accidentes, más que nada para encontrar apoyos entre la ciudadanía contra estos forajidos al volante de vehículos con muchas toneladas y gran poder destructivo. Todos contra el camionero, lejos de nuestra vista mejor y ya, lo ideal, que sea por una autopista de pago.

El ministerio de los cargadores, de sus 44 toneladas y de los megatrucks

Además de sus fracasos como con el Corredor Mediterráneo, con los controladores aéreos, con la estiba y, ya en el sector del transporte de mercancías por carretera, con el requisito de los tres camiones ante el TJUE, ahora también se mete en otros “charcos” como la separación de los transportistas de la Directiva de trabajadores desplazados, el intento de modificación de los tiempos de conducción y descanso del actual 561 o la aplicación “a su aire” de las normas europeas tales como la que afecta a la honorabilidad de los conductores, entre otros. Pero, por si no fuese suficiente caldo de cultivo para irritar a los transportistas, se pasea entre las calles del Tombstone invitando a que se vean las caras forajidos y oficiales con el propósito de que se acepten 4 toneladas más de carga, así, por la cara. Y sino… decretazo al canto. Ya lo vimos con el megacamión. En O.K. Corral se enfrentan transportistas y cargadores, pase lo que pase con este encuentro nos acercará al declive del viejo oeste, del viejo Ministerio de Fomento.

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com

La realidad de segunda mano o la información manipulada que llega a los transportistas

Ya en un anterior artículo de opinión, “El sector del transporte español, un gigante con pies de barro“, hice mención sobre la manipulación informativa de los mass media, especializados o no, en el sector del transporte. Ahora quiero extenderme más sobre este tema que tanta importancia tiene en los cambios sufridos por las condiciones de los transportistas, particularmente en los últimos años.

La información manipulada que llega a los transportistas

✍ Artículo de opinión publicado en la sección “El Diván del Transporte” (reflexiones sobre el sector) de Diario de Transporte 1 de ABRIL 2018

«El medio de comunicación es actor participante de conflictos por el hecho de que toma decisiones acerca de qué incluir, qué excluir y cómo jerarquizar los hechos y actores que tematiza en su agenda, y por el tratamiento informativo que les concede. La selección de la información puede entenderse como una forma de comunicar la opinión del medio a la audiencia. Más allá de su lugar como intermediarios entre los hechos y las audiencias, los medios de comunicación son actores políticos con intereses particulares que se mueven en un campo atravesado por relaciones de poder.»

«Los medios son actores políticos con intereses genuinos, que persiguen la repercusión de sus opiniones sobre la audiencia y sobre el sistema político, y buscan influir sobre las agendas y las actitudes de los ciudadanos. Concebir a los medios de comunicación como actores políticos implica entender que no son simples intermediarios entre los hechos y las audiencias, sino actores sociales con intereses particulares.»

Como un martillo neumático, que nos machaca las neuronas día sí y día también, podemos leer en muchos de esos medios noticias y artículos sobre lo que ha de hacer el sector con temas que a este no le benefician precisamente. Ahí tenemos el caso de las 44 toneladas. Cuántos de esos medios no habrán vertido ríos de tinta para influir en la opinión de los transportistas con las supuestas virtudes de aumentar cuatro toneladas más de carga. Sospechoso ¿no?

Sobre cómo los medios nos ofrecen las noticias

«Los ciudadanos precisan de los medios para seguir los asuntos públicos, recopilar información sobre temas y opiniones, informarse, formarse opinión y participar del proceso político. Las noticias imprimen a los sucesos su carácter público, en tanto que transforman simples acontecimientos en eventos que se discutirán públicamente. En la búsqueda por diseminar información que las personas quieren, necesitan y deberían saber, las organizaciones mediáticas ponen en circulación y modelan el conocimiento.»

«La noticia es, ante todo, una institución social, quienes controlen a los medios de comunicación tendrá una ventaja importante en presentar dicho conocimiento a lo largo y ancho de la sociedad. La producción de la noticia es un proceso que se inicia con un acontecimiento. Pero no todo acontecimiento se transforma en noticia, ni toda noticia representa un acontecimiento para la sociedad. En la fabricación de la noticia los medios de comunicación no sólo influyen en nuestra percepción del mundo, sino que también pueden “construir realidades”.»

Leemos en el titular “Accidente de camión en la N-V produce atasco kilométrico”, sin embargo, en el cuerpo de la noticia no se hace referencia sobre si el conductor o los posibles acompañantes han sufrido daños. Podemos identificar el poco o nulo interés sobre la salud del camionero, dado que la noticia se centra exclusivamente en el tráfico.

Leemos en el titular: “los transportistas apuestan por…” en vez de “los representantes de la asociación de transportistas – tal o cual – apuesta por…”, de alguna manera remarcan que TODO el sector del transporte tiene la misma opinión.

Los medios de comunicación como actores del proceso político

«Los medios son actores políticos con intereses genuinos, que persiguen la repercusión de sus opiniones sobre la audiencia y sobre el sistema político, y buscan influir sobre las agendas y las actitudes de los ciudadanos. Difunden conocimientos que se construyen a partir de un cierto modo de observación de la realidad.»

«Los medios de comunicación poseen un triple papel en relación con el proceso político: como observadores, como participantes y como catalizadores. Como observadores son narradores y comentaristas de conflictos en que no se involucran como empresa; como participantes son actores de conflictos cuando la firma periodística es parte involucrada, y como catalizadores pueden influir sobre los actores no gubernamentales del proceso político. En la tarea de selección, inclusión o exclusión, tematización y jerarquización de los acontecimientos, es posible rastrear los intereses particulares de los medios y su papel como actores políticos.»

«Concebir a los medios de comunicación como actores políticos implica entender que no son simples intermediarios entre los hechos y las audiencias, sino actores sociales con intereses particulares.»

No tiene sentido proclamarse medio especializado del transporte y alabar las virtudes de los cargadores, salvo que existan intereses específicos.

separador

Las notas para la elaboración de este artículo han sido extraídas del documento:
Los medios de comunicación, las noticias y su influencia sobre el sistema político.
Revista Mexicana de Opinión Pública. Bernadette Califano. December 2015.
Licencia Creative Commons, Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International.

separador

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com

Cunde el desánimo: Los representantes de las tribus transportistas no han acudido

Sí, señores, por fin llegó el día. Probablemente pensemos que la representación del transporte de mercancías por carretera ha tardado y mucho en reaccionar, nada menos que 18 años, 18 foros.

ElDivanDelTransporteArtículo de opinión publicado en la sección “El Diván del Transporte” (reflexiones sobre el sector) de Diario de Transporte 18 de marzo 2018

Foro AECOC de cargadores
El 15 de marzo se celebró el XVIII Foro Nacional del “Transporte”, organizado por AECOC (Asociación de Fabricantes y Distribuidores. No de transportistas), la mayoritaria de este país. Este evento contó con la ausencia de los máximos representantes del Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC), por primera vez, dejando claro que este es, en realidad, lo que es: Foro Nacional de Cargadores. Ese mismo día conocimos la noticia del cambio de presidencia en el CNTC, Carmelo González sucedió a Ovidio de la Roza y, como muestra de que hay posibilidades de un cambio de estrategia en la nueva etapa del Comité, su primer gesto fue el desaire a la convocatoria de los cargadores. Sí, señores, porque quizás se hayan quitado la venda de los ojos, como pedíamos desde otros artículos de opinión. Quizás rompan con la presión que ejercen los cargadores, especialmente la gran distribución.

Foro Nacional de Cargadores

Un Foro, este de AECOC, donde mostraban al mundo su dominio sobre el sector del transporte. Donde amaestrados los representantes de mercancías por carretera aceptaban una avalancha sí y otra también de reproches, de intentos de rebaja de condiciones económicas y de negocio. Los cargadores, siempre respaldados por quien les da cobijo y es el adalid de todas sus propuestas, el Ministerio de Fomento. Una institución que en sus estrategias, normativas y planes hacia el sector del transporte por carretera son reflejo de lo que piden los cargadores. Lo declaró abiertamente en su discurso en este último Foro de los Cargadores con propuestas como las de impedir la marcha de transportistas por abandono de la profesión eliminando las ayudas, apoyó abiertamente las 44 toneladas como hizo en su día con los megatrucks, etc.

Es como en los chistes de Gila llamando por teléfono al enemigo, esa complacencia y disposición es la que la representación del transporte ha venido manteniendo hasta la fecha. Ved sino el contrato de transporte, con esas cláusulas de “salvo pacto en contrario” para un tema tan claro como la carga y descarga, dándose la paradoja de que luego se pide mayor seguridad en las carreteras. Olvidándose de que al conductor le han mantenido en espera durante horas, después le han forzado a descargarse y/o cargarse toneladas de mercancía (en muchos casos ayudados únicamente de una traspaleta manual), a embalarla, ubicarla, controlar el stock y realizar funciones propias de un empleado de logística, de un mozo especializado de almacén. Y todo ello GRATIS para el cargador. Ahora que andan los trasportistas “más protestones que de costumbre con esas tareas” vuelven los cargadores a querer que transporten 4 toneladas más con los mismos vehículos y, por supuesto, GRATIS. Esos cargadores que han instituido los tan dañinos tenders, cuyas subastas tiran los precios del transporte por los suelos. Cuyo afán por los beneficios no remueve sus conciencias para sacar sus mercancías al mercado, al menor coste, ya que lo hacen por medio de empresas de transporte cuyas flotas están compuestas de personal totalmente rumanizado.

¿Y por qué los transportistas no crean su propio lobby?

Y es que lo que necesita el sector del transporte de mercancías por carretera es constituirse como un verdadero lobby, con fuerza en las negociaciones y que no deje que le impongan condiciones de servicio o tarifas ridículas. Además de un ministerio dedicado solo al sector, un Ministerio del Transporte, no como ahora que Fomento funciona de la mano de los cargadores.

El CNTC es la punta del iceberg de un sector muy vapuleado en todos los sentidos. Quizás, solo quizás, los representantes de ese CNTC no se asusten como hasta la fecha y planten cara a sus clientes, a los cargadores, pongan sus condiciones y no se amedrenten a la hora de movilizarse o luchar por ellas. Como siempre el artículo llega a la misma conclusión: Unidad. De momento hemos visto gestos bastante convincentes, tanto en las negociaciones con esos cargadores meses atrás como en el desplante en su foro. A ver si esta nueva etapa del CNTC nos lleva a creer que no todo está perdido en esta profesión.

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com

El sector del transporte español, un gigante con pies de barro

El vaso medio lleno o medio vacío. ¿Por qué habiendo tocado fondo los camioneros están aletargados?, probablemente será que no tienen claro si su economía, condiciones de trabajo, competencia, futuro, están peor o mejor cada día que pasa.

Artículo de opinión publicado en Diario de Transporte

transporte europeo

También porque el miedo es libre y la lucha por la supervivencia los ha vuelto muy individualistas. Así que, se ponen la venda en los ojos y unos días ven el vaso medio lleno (el transporte va a mejor, cada vez hay más trabajo) o medio vacío (En cualquier otra profesión ganaría más dinero, estaría más tiempo con los míos y tendría mejores condiciones de salud). Por muchos motivos que se escapan a su entendimiento y control, siguen rodando por las carreteras y sosteniendo a ese gigante con pies de barro que puede caer el día menos pensado, junto con la venda de los ojos del transportista.

La manipulación de la información tiene mucho que ver en esa ceguera

Cuando en los medios especializados hablamos del sector del transporte de mercancías por carretera, a qué nos referimos ¿A las empresas, a los autónomos o a los asalariados? Depende del contenido del artículo o de los intereses de su editorial. Lo vemos todos los días, cuando alguna asociación de empresas de transporte emite un comunicado el medio que lo publica puede decidir que su titular sea, por ejemplo, “los transportistas apuestan por…” en vez de “los representantes de la asociación de transportistas – tal o cual – apuesta por…”. Y ¿por qué la prensa, especializada en su mayoría, elige la primera opción? Evidentemente por motivos relacionados con la influencia de esas asociaciones sobre el medio de comunicación. La misma norma rige cuando el Gobierno y sus Administraciones salen a la palestra, titulares y contenido de la publicación parecen redactados al dedillo. Lo malo es que la práctica totalidad de los “mass media” siguen esa regla, comulgar, no enfrentarse con la mano que les da de comer o evitar al menos problemas con el Gran Hacedor, papá Fomento.

Al menos, en un alarde de honestidad, los medios cuando recibimos un comunicado de prensa deberíamos publicarlo tal cual y si su titular alude a los transportistas en general modificarlo y señalar claramente a su autor. Y si queremos incluir nuestra opinión en el artículo indicarlo expresamente. Lo contrario nos incita a creer que la mano negra de la manipulación no está quieta, que su intención no es otra que tener satisfecho al rebaño a puertas de entrar en el matadero. Y no contentos con ese proceder machacan constantemente los ideales asociativos y sindicales que, a base de reiterarlo, han logrado su objetivo: demonizar a las organizaciones cercanas al pequeño transportista.

Como con el resto de las noticias que todos los días nos contaminan nuestra opinión y libre albedrio, también las que nos llegan del sector tienen su influencia sobre el transportista. Pasando de dudar sobre lo que claramente ve y siente en su profesión a creer que está en un error y que debe “tirar pa’ lante” un día más y otro y otro. España va bien.

La falta de referentes deja al camionero a merced de sus miedos. Solución: ponerse la venda.

Ha elegido quedarse solo y, en un pronto de cobardía disfrazada de coraje, se enfrenta a quien sea en discusiones sin límite en los foros habituales, agua de borrajas. Claro que, la solución no es tan complicada, aunque lo parezca: Organización y unidad. Dejar de lado presuntos prejuicios, acercarse a los colectivos de base, asociaciones de pequeños transportistas y sindicatos. Exponer la problemática, participar en las reivindicaciones del sector y en la elaboración de planes de trabajo para mejorar las condiciones actuales.

Asociarse o sindicarse para cambiar el paisaje.

Porque si queremos dejar de trabajar gratis para los cargadores en las labores de carga y descarga del camión, si queremos un precio justo por nuestro trabajo, si queremos participar en los beneficios de las empresas de transporte y entrar en un Comité de Transporte más democrático para que los cambios se hagan realidad, además de otros tantos deseos de mejora, para ello o nos asociamos o nos sindicamos. Siempre que estemos solos podrán con nosotros. No temáis que peor no vais a encontraros, queda demostrado que no se puede estar en la cárcel y con miedo, independientemente de que los magos del gremio de cargadores/operadores logísticos/Fomento estén ideando otra nueva jugada de su chistera de los horrores.

Así, un día de tantos, el gigante con pies de barro caerá para dejar sitio a una profesión digna, atractiva y bien remunerada.

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com

Camionero: ¡Demasiado Viejo para Conducir, Demasiado Joven para Abandonar!

Truck Driver: Too Old to Drive, Too Young to Leave! Un juego de palabras con el título de uno de los temas musicales más famosos del grupo Jethro Tull que, por cierto, recomiendo escuchéis.

Demasiado Viejo para Conducir Demasiado Joven para Abandonar

Todos los seres humanos estamos expuestos a una serie de estímulos que influyen en nuestra salud, tanto física como mental. Cuanto mayor sea esta influencia más difícil es mantener nuestra vitalidad y estabilidad emocional. Pues bien, en la coyuntura actual de los transportistas, bajo presión, estos estímulos hacen mella en su salud y de qué manera. Acelera el envejecimiento de los camioneros machacando su cuerpo y mente antes que a la mayoría de los profesionales de otros sectores.

El límite de edad para que un chofer asalariado pueda jubilarse está en exceso prolongado, comparable al de un oficinista, pudiendo llegar a los 67 años. Para el camionero autónomo la situación no es mejor, ya que para su caso el abandono de la actividad profesional es a los 63 años (modificación hecha con la Orden FOM/64/2017 de 30 de enero, no obstante, para la convocatoria de 2017 la edad mínima se fija en 64), siempre y cuando su maltrecha economía se lo permita, además de cumplir una serie de requisitos exigidos.

Es conocido por una gran parte de la sociedad que los camioneros no son ya esos “turistas pagados” que antaño pensaban los usuarios de las vías al cruzarse con un camión. De hecho, son muchos los intentos por rebajar esos límites de edad de jubilación, ya sea por parte de asociaciones profesionales, sindicatos e incluso movimientos ciudadanos. Sin embargo, están abocados al fracaso, como tantas justas reivindicaciones del sector del transporte habida cuenta la postura del Gobierno que legisla para sus amiguetes: aquellos que necesitan, como todos, que les lleguen los suministros con puntualidad y pulcritud, anteponiendo cualquier emoción ética que no sea la de sus abultados ejercicios económicos.

Y, claro, no hay conductores; no al menos los suficientes. No pueden “permitirse el lujo” de que se jubilen los que hay, ya que la mayoría de los camioneros rebasa los 40 años ¿y por qué no entran jóvenes que los sustituyan? Bueno, eso es harina de otro costal, da para otro artículo, aunque es evidente. Tan solo hay que conocer las duras condiciones de este oficio y lo mal remunerado que está. Pocos son los que se hacen ricos haciendo malabares con la rosca, como se diría en el argot de estos profesionales.

Y en ese estado de cosas al menos los propios interesados en que sigan trabajando esos camioneros deberían hacer un esfuerzo por mejorar sus condiciones laborales. Porque, parece mentira, esos grandes empresarios tratan mejor a los animales que a sus transportistas. ¡Céntrense, señores! Que su avaricia y ansia por acumular petrodólares no les impida ver que van a acabar matando a “su gallina de los huevos de oro”. Sean más inteligentes, al menos, si no pueden ser más humanos: acaben con la carga y descarga de los camiones por los conductores, no intenten prolongar más aún su jornada de trabajo, no les agobien con nuevas imposiciones, apliquen la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, que para eso está.

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com