Transporte unido jamás será vencido

La sensación de los profesionales que recorren las carreteras de Europa es que están solos ante el peligro, que trabajan para quienes cada día le sisan más y todo por un puñado de euros. Que la respuesta se haya en una rebelión a bordo, aunque para ello tengan que caer 300. Alguno sonreirá al descubrir unos cuantos títulos cinematográficos en estas líneas, pero el que se pone al volante día tras día sabe que esa es la película que pasa por su cabeza cuando le dejan un minuto para pensar.

Transporte unido jamás será vencido

✍ Artículo de opinión publicado en la sección “El Diván del Transporte” (reflexiones sobre el sector) de Diario de Transporte 22 de ABRIL 2018

En este “Diván del Transporte” reflexiono sobre los temas más profundos del colectivo de transportistas y procuro que el mensaje llegue a los mismos, unas veces con más acierto que otras, con la esperanza de que cale y, en ese minuto que pocas veces les queda para pensar, atisben un rayo de esperanza a su situación, mostrándoles la problemática y sus posibles soluciones. Este es el caso del presente artículo en el que intentaré con sencillez mostrar el camino que nos lleve a considerar el título del mismo.

Mismos problemas en el sector como espejo de una sociedad enferma

De igual forma que sucede cuando se tratan temas sociales podemos constatar que las clases alta, media y trabajadora se han distanciado muchísimo entre sí. En el transporte la clase alta (gran empresariado) se ha hecho más fuerte y dominante, y la media (pymes) ya no es ni la sombra de lo que fue, subsiste en el alambre. Los autónomos y asalariados son lentamente sustituidos por personal rumanizado o falsos autónomos. La situación está así propiciada por un Gobierno, cuyo programa envuelto en sombras y sin cuya participación hubiera sido imposible llegar a esta situación, sigue la senda de los regentes más absolutistas de la historia. Y ¿es el sector culpable de ello? En parte sí y en parte no. Recordadlo cuando estemos en periodo electoral y tenedlo en cuenta cuando vuestros representantes tengan que negociar ante ellos, ya no disponen de las mismas herramientas y, por supuesto, del apoyo imprescindible del conjunto de transportistas.

Como no nos gusta la política dejamos nuestro futuro en manos de otros

Perfecto, para qué nos vamos a complicar la vida. Bastante tengo con salir a trabajar, defender mi puesto de trabajo, pasar mil penalidades y al echar números constatar que no llego final de mes. No me puedo permitir el lujo de meterme en follones que igual me cuesta perder mi cliente o mi puesto de trabajo. Eso sí, cuando me pongo a discutir en el bar o en las redes sociales me encanta señalar a los “verdaderos culpables” de mi cada vez más penosa profesión: sindicatos/asociaciones del gremio. Y ya puedo descansar, porque a mi situación laboral le he adjudicado un responsable que, por supuesto, no soy yo.

Eso sí, mañana volveré a la carretera, destrozada por falta de inversión, acosado por miles de radares e inspecciones de transporte, urgido de prisas y ansioso por finalizar mi porte sin incidencias. Me obligarán a cargar y descargar y, cuidado, que la mercancía tenga una correcta estiba que sino me empapelan. Recorreré miles de kilómetros procurando evitar accidentarme, con la angustia de que no se averíe mi camión, de que no me lo roben o incluso de que no pongan mi vida en peligro los asaltantes que pululan por los mismos lugares donde me veo obligado a parar para hacer mis descansos obligatorios. Entretanto iré calculando de memoria si mi cuenta corriente es capaz de hacer frente a los gastos de mi familia y, especialmente, cuándo volveré a estar con ellos.

Vamos, que no me queda tiempo para reflexionar sobre el porqué todo está tan mal, porqué abusan tanto de mí, porqué me faltan el respeto y me tratan como si no fuese un ser humano. Que diferente era hace cosa de veinte años, pensarás, cuando ganaba mucho dinero, me gustaba mi trabajo y era respetado, incluso a veces envidiado. Pero no querremos reconocer que de un tiempo a esta parte todo cambió a peor porque no hemos participado en la política de nuestro sector, ni en la política de nuestro país. No vamos a reconocer que los responsables somos nosotros mismos.

Herramientas del cambio a nuestra disposición

La política es todo, tu mundo está diseñado por la política, te guste o no. Dentro y fuera de tu profesión, desde que te levantas hasta que te acuestas. Porque la política marca tu cuándo, dónde, cómo y por qué de tu vida. Por ello debes despertar de tu asumida ignorancia y enfrentarte a la realidad, de lo contrario esta te arrastrará con total indiferencia y crueldad. Y ninguno de los que comparten tus quejas contigo te salvará, seguirán escondiéndose no sea que les salpique también a ellos.

Aprendamos a no echar balones fuera. Queremos mejorar o quizás no ir a peor pues disponemos de las herramientas necesarias, que no son otras que las mismas que criticamos. Las asociaciones y sindicatos están constituidos de forma que sus afiliados pueden determinar su rumbo, elegir a sus representantes, determinar su política de actuación y acordar sus reivindicaciones. Tu participación, aunque solo sea bajo un prisma egoísta, permitirá la llegada del cambio. Al participar en el mundo asociativo ya no tendrás que flagelarte día a día, tu conciencia estará más tranquila ya que serás conocedor de primera mano de lo que se puede y debe hacer para que llegue el tan esperado cambio. Desde tu organización se trabaja para modificar esas políticas que tanto daño te hacen y lo mejor de todo, hay sindicatos y asociaciones de todos los colores y posiciones, tú eliges. Pagas pólizas de seguro, pagas impuestos a cascoporro y no dedicas unos cuantos euros a tu futuro y al de tus seres queridos, una pequeña cuota de afiliado que te permita unirte a otros que, como tú, luchan para mejorar. Eso debe cambiar y aunque te resistas a reconocerlo sabes que es cierto. Que no te gustan los sindicatos o las asociaciones, trabaja desde dentro de ellas para cambiarlas, en ellas reina la democracia y la participación.

Si los que todos los días rabian contra quienes deben representarles y con sus políticas aceptaran su error, se sumaran a estas organizaciones y trabajaran dentro de ellas el cambio sería posible. Porque la unidad que tanto reclamamos no se encuentra en las voces, con razón o no, de los profesionales uno por uno, como particulares, sin entidad jurídica, sin una representatividad aceptable. La unidad llegará cuando nos quitemos los prejuicios de encima y logremos el músculo asociativo necesario para que nos lleguen a considerar lo que realmente somos, el motor del país, el sector con mayor poder de cambio de todos los que componen la sociedad. Por un transporte unido.

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com

Anuncios

44 toneladas por 30 monedas de plata

¿En cuánto valoran su trabajo los transportistas? La presión que recibe el sector para aumentar cuatro toneladas más de carga es cada día mayor. Los negociadores, tanto transportistas como cargadores, podrían estar escenificando una farsa que, si después de todo los primeros acaban por aceptar, no nos convencerán las condiciones que nos quieran anunciar por muy edulcoradas que nos las planteen. Y llegado el hipotético día si firman serán recompensados con 30 monedas de plata, en agradecimiento por haber traicionado al sector.

44 toneladas por 30 monedas de plata

✍ Artículo de opinión publicado en la sección “El Diván del Transporte” (reflexiones sobre el sector) de Diario de Transporte 14 de ABRIL 2018

Faltan conductores, este es el problema que señalan todos los operadores logísticos y empresarios del sector de mercancías por carretera. La solución por ellos propuesta es buscar nuevas incorporaciones desconocedoras de la realidad de la profesión, motivándolas con formación, con cursos subvencionados por la Administración, como parte de otra pata del negocio. Sin querer reconocer que la manera óptima de conseguir conductores es, en el caso de los asalariados mejorando sus convenios, su seguridad y salud, su estabilidad laboral y sus nóminas. Y en el caso de los autónomos mejorando los precios, pagando en tiempo y forma, rebajando impuestos, siguiendo a pies juntillas la Coordinación de Actividades Empresariales y facilitándoles áreas de descanso seguras y gratuitas. En ambas figuras laborales se podría objetar que faltan más reivindicaciones, pero estas propuestas recogen las más esenciales y serían punto de partida para estimular el acceso a la profesión y el aumento del rendimiento del conductor. Obviamente se trata de trabajar en una profesión con un trato digno, algo que se viene reclamando desde hace tiempo pero que cada vez parece más lejano. Sin embargo, ¿estarían dispuestos los representantes de los transportistas a movilizarse para conseguirlo? Lo que está claro es que los cargadores y el gobierno de turno que les apoya no lo aceptarían, ni a las buenas ni a las malas. Por eso hay que tomar conciencia del problema y enfrentarse de una vez por todas a él o los días del sector del transporte están contados.

El precio del transporte, la paradoja de perder dinero todos los días

Nos damos un paseo por la web del Ministerio de Fomento para fijarnos en el “observatorio de costes del transporte de mercancías” https://bit.ly/2JK5uLp (enlace a la documentación en pdf, libre de virus). Y qué nos encontramos, pues que el coste por kilómetro de un vehículo de carga, en general, ha evolucionado de 1,1445 € / km en carga (a fecha de 31 de enero de 2016) a 1,2514 € / km en carga (a fecha de 31 de enero de 2018). Vaya, alguno que no conozca los datos se echará las manos a la cabeza y dirá “¿dónde pagan eso?”. En la mayoría de portes, al menos los nacionales, se suele cobrar entre 0,60 y 0,70 € / km. Pues bien, si se trabaja por debajo de costes… ¿dónde está el negocio?

Porque ¿cómo se cuantifica el valor de nuestro trabajo? y lo que es más importante ¿quién lo cuantifica? Habida cuenta de que el colectivo de transportistas no es lo suficientemente competente para limitar el precio del porte con un mínimo superior a los costes, que se ve incapaz de fijar una tarifa rentable, alguien debería poner freno a este descalabro. Y no es cuestión de buscar culpables en este artículo, sino de motivar al sector a buscar la recuperación del mismo como negocio. Y que no nos vengan con la milonga de que pueden ser sancionados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, ni ese organismo ni nadie puede impedir que el empresario resuelva aumentar sus tarifas, solo intervendrá si hay un acuerdo tácito. Pero, señores, ese acuerdo es no es el camino, otras son las fórmulas ya que es de locos salir a trabajar para volver a tu casa todos los días con pérdidas.

Reducir costes de lo que se viene regalando y cobrar el porte por lo que realmente vale

Y no es tan difícil como parece, se puede comenzar sumándose a gestos para evitar gastos innecesarios: plantarse ante la carga y descarga de los conductores. Decir no significa en todos los casos aumentar en eficacia, en ahorro de costes y tiempo, en evitar problemas con las posibles roturas y, sobre todo, fundamentalmente en seguridad vial y salud laboral. Cobrar en tiempo y forma, nada de pagarés ni de plazos estratosféricos, se deben denunciar los abusos. Cobrar siempre las paralizaciones, basta ya de regalar tiempo. El tiempo es dinero. Evitar trabajar con un tender, que no hace otra cosa que tirar los precios por los suelos. Enfrentarse a las Administraciones para defender al sector ante las constantes penalizaciones que sufre, tales como el desvío obligatorio a autopistas de peaje, los aumentos incontrolados del coste de los carburantes, el acoso sancionador por parte de tráfico, el cobro del céntimo sanitario, los costes añadidos de hospedajes por insuficiencia de áreas de servicio gratuitas vigiladas, la falta de inversiones en infraestructuras viarias que provocan daños al vehículo y en ocasiones son el origen de accidentes, etc. Todos esos gastos repercuten en los beneficios, eso lo sabe hasta un niño pequeño.

Por lo tanto ¿para qué sumar otro gasto con el aumento de cuatro toneladas más de carga? Porque no nos engañemos, no veríamos ningún beneficio de tomar ese camino, todo lo contrario ¿No es suficiente ya con el daño de haber admitido la deslocalización de las empresas, la competencia desleal, la rumanización de los camioneros? No busquemos el beneficio empresarial a base de exprimir al conductor, de obligarle a realizar tareas que no le competen, de buscar fórmulas para aumentar el número de horas conducción. No señores, la solución no se haya en la presión y explotación de los conductores, se encuentra en la mejora de condiciones laborales y en el pago justo por el trabajo realizado. Ni más ni menos.

¿Aceptarán los representantes del sector las 30 monedas de plata?

No deberían, aunque flota en el ambiente una extraña sensación motivada por algunas declaraciones de sus máximos representantes. Lo más propio es que se zanjase la cuestión de las 44 toneladas de una vez por todas con un no rotundo del Comité Nacional del Transporte por Carretera. Y que no quedase ahí, sino que sirviese como punto de partida para realizar cuantas gestiones fuesen necesarias para reducir costes como los mencionados, so pena de que los representados, los transportistas, lamentasen tener al frente del sector a estómagos agradecidos causantes de una división por la que nunca encontrarán su espacio de poder de negociación, tanto para sus derechos como para que el transporte sea realmente un negocio rentable.

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com

Fomento, el O.K. Corral de los transportistas

El tiroteo en el O.K. Corral fue un reconocido enfrentamiento armado entre forajidos y oficiales de la ley ocurrido detrás de un corral de ganado en el pueblo de Tombstone, Arizona. Todo comenzó con el intercambio de acusaciones que se resolvió con un duelo mortal entre las partes. Con este suceso llegó el declive del viejo oeste. Así se escribe la historia, a veces por no ser capaces de entenderse, el hecho es que con Fomento nadie es capaz de ponerse de acuerdo con nada. 

Fomento el OK Corral de los transportistas

✍ Artículo de opinión publicado en la sección “El Diván del Transporte” (reflexiones sobre el sector) de Diario de Transporte 8 de ABRIL 2018

Haciendo un paralelismo con los últimos acontecimientos del sector, por el que escribo este artículo, todo comienza con el impulso del Ministerio de Fomento a una serie de reuniones entre la representación de los cargadores y de los transportistas de mercancías por carretera. Sin entrar en quien podría encarnar la figura del forajido o del oficial de la ley el caso es que, en dichas reuniones, tras las disputas y tensiones entre los participantes, comienzan a intercambiarse acusaciones de todo tipo que son aireadas en comunicados de prensa de las propias asociaciones. Y aunque se sigan viendo las caras en otros encuentros los protagonistas acuden a Fomento como los protagonistas de O.K. Corral, con pocas ganas de dialogar. Puede que esta sea una de las causas por las que ya se está planteando en diversos foros disgregar el sector del transporte con un ministerio propio, que les represente y que no enarbole como este la bandera de los cargadores. Un verdadero Ministerio de Transportes, porque el actual hace tiempo que perdió su credibilidad y está en pleno declive.

El ministerio del AVE, de AENA y de las autopistas de peaje

Y que siempre tenga la misma actitud ya es crispante. En todos, todos, todos los Presupuestos Generales la inversión más grande que realiza Fomento es para el AVE, una ruina total que solo deja ganancias a sus proveedores. Que como un cáncer está eliminando al tren de media distancia y al nocturno, con lo que las pequeñas poblaciones están cada vez más lejos de su progreso, amen de que el tren de mercancías solo acabará resultando rentable para aquella parte que hayan privatizado (táctica habitual de este Gobierno). El otro bocado más suculento se lo dejarán a AENA, miles de millones, por ejemplo, serán invertidos en el aeropuerto de Barajas. A la mayor gloria de los accionistas, mayormente de su cuerda, que se encuentran en la zona de confort mientras rijan los destinos de este país los mismos que gobiernan en la actualidad. Y qué decir de las autopistas de peaje en quiebra que está rescatando Fomento a la par que reduce la inversión en carreteras y resto de infraestructuras viarias. Salvo las migajas que entrega tácitamente a las asociaciones del sector del transporte por medio de los presupuestos a la formación nada tiene este que agradecerle. Todo lo contrario.

El ministerio de los desvíos obligatorios a peajes

Para que vamos a decir nada sobre el respecto, acaso ¿no está el sector lo suficientemente maduro para reaccionar ante semejante atropello? Aquí la figura del forajido, quiere Fomento, que la encarne el transporte por carretera. Por arte de birlibirloque donde dije digo, digo Diego. Joaquín del Moral (director general de la cosa del transporte este, del ministerio este) no hace tanto que juraba y perjuraba que no habría euroviñeta y sus más cercanos colaboradores, entre ellos algunos de los propios representantes del sector, lo aplaudieron y se esforzaron en hacernos creer que era palabrita de santo. Pues toma del frasco carrasco, las Comunidades Autónomas le hacen el trabajo sucio y se ponen a recaudar a los camiones su paso por cualesquiera de sus carreteras, a lo que Fomento responde empujando a los transportistas con meros caramelitos y palmaditas en la espalda hacia las autopistas de peaje, claro, negocio redondo ahora que está rescatando dichas aberraciones para sus amiguetes de las grandes constructoras. Además de ser cómplice (nada hizo para detenerla) de la campaña de la DGT de desprestigio del transportista como causante de incontables accidentes, más que nada para encontrar apoyos entre la ciudadanía contra estos forajidos al volante de vehículos con muchas toneladas y gran poder destructivo. Todos contra el camionero, lejos de nuestra vista mejor y ya, lo ideal, que sea por una autopista de pago.

El ministerio de los cargadores, de sus 44 toneladas y de los megatrucks

Además de sus fracasos como con el Corredor Mediterráneo, con los controladores aéreos, con la estiba y, ya en el sector del transporte de mercancías por carretera, con el requisito de los tres camiones ante el TJUE, ahora también se mete en otros “charcos” como la separación de los transportistas de la Directiva de trabajadores desplazados, el intento de modificación de los tiempos de conducción y descanso del actual 561 o la aplicación “a su aire” de las normas europeas tales como la que afecta a la honorabilidad de los conductores, entre otros. Pero, por si no fuese suficiente caldo de cultivo para irritar a los transportistas, se pasea entre las calles del Tombstone invitando a que se vean las caras forajidos y oficiales con el propósito de que se acepten 4 toneladas más de carga, así, por la cara. Y sino… decretazo al canto. Ya lo vimos con el megacamión. En O.K. Corral se enfrentan transportistas y cargadores, pase lo que pase con este encuentro nos acercará al declive del viejo oeste, del viejo Ministerio de Fomento.

Micro de Transporte News Radio

 

Xavi Navarro
Director de Transporte News Radio
www.transportenewsradio.com